Abrirán los archivos del Papa Pío XII, acusado de antisemita, durante la II Guerra Mundial


Los especialistas estiman que esta decisión puede poner luz sobre el comportamiento del Vaticano frente al nazismo.

El papa Francisco anunció hoy para el año próximo la apertura de los archivos secretos relacionados con el pontificado de Pío XII (1939-1959), una decisión que puede poner luz sobre el comportamiento del Vaticano frente al nazismo durante la Segunda Guerra Mundial.

“La Iglesia no le teme a la historia, sino que la ama”, dijo Francisco, al recibir a una representación de trabajadores del Archivo Secreto vaticano.

“He decidido que la apertura de los Archivos del Vaticano del pontificado de Pío XII se llevará a cabo el 2 de marzo de 2020, exactamente un año después del ochenta aniversario de la elección al Trono de Pedro de Eugenio Pacelli”, anunció.

En el pasado, diferentes asociaciones y el comité de diálogo interreligioso judío y católico “International Jewish Committe on Interreligious Consultations” había solicitado la difusión de la documentación relativa al papado de Pío XII que está en los Archivos Vaticanos.

La agencia española Efe reseñó que muchos han acusado al papa Pacelli de no haber denunciado los crímenes del nazismo, comenzando por la redada del gueto de Roma, el 16 de octubre de 1943, cuando a pocos metros del Vaticano 1.022 personas fueron deportadas a Auschwitz y solo volvieron 16.

El papa Francisco consideró que Pacelli salvó en secreto a muchos judíos.

En los últimos diez años, unas doce personas, bajo la dirección de Sergio Pagano, prefecto del Archivo Secreto, se han ocupado de ordenar dieciséis millones de documentos, más de quince mil sobres y dos mil quinientos archivos .

“Asumo esta decisión después de escuchar la opinión de mis colaboradores más cercanos, con una mente tranquila y confiada, segura de que la investigación histórica seria y objetiva podrá evaluar en su luz correcta con la crítica apropiada, momentos de exaltación de ese pontífice y, sin duda, también momentos de serias dificultades, de decisiones atormentadas, de prudencia humana y cristiana”, dijo Francisco.

Dichas decisiones para algunos podrían parecer una reticencia, pero “fueron intentos, humanamente muy combatidos, para tener encendida, en períodos de densa oscuridad y crueldad, la llama de las iniciativas humanitarias, de la diplomacia oculta pero activa, de la esperanza en las posibles aperturas de los corazones”, puntualizó el papa.

Comments

comments