Actualizan un 70% montos que reciben beneficiarios del Comer en Casa


 

El gobierno municipal anunció esta mañana una suba en los montos que reciben para realizar compras de comestibles los 6000 beneficiarios del Plan Comer en Casa. El anuncio lo hizo hoy el intendente Horacio Quiroga, que encabezó la conferencia donde el subsecretaria de Desarrollo Social, Hernán Ruiz, y la secretaria de Desarrollo Humano, Yenny Fonfach, dieron detalles de los avances en el programa y en los valores que se liquidan a quienes perciben la ayuda.

Se trata de una actualización de montos que permanecían sin modificación desde 2007, y con la variación se busca complementar la canasta básica de alimentos de quienes cuentan con una tarjeta del Comer en Casa.

Los módulos se van a incrementar casi en un 70%, y van a quedar de la siguiente manera:

-Adultos Mayores (para personas mayores de 60 años): se pasa de 70 pesos a 115 pesos, con un incremento de 65%.

-Módulo I (familia con uno o dos niños menores de 14 años o embarazadas): de 85 pesos a 140 pesos, con un incremento del 65%.

-Módulo II (Familia con 3 o cuatro niños menores de 14): de 140 pesos pasa a 235 (+68%).

-Módulo III (familia con 5 o más niños menores de 14 años): de 205 pesos a 335 (+64%).

Ruiz se refirió a “una puesta en valor del programa” que entró en vigencia en 2002, durante la primera intendencia de Quiroga y que ha recibido menciones a nivel internacional. El subsecretario destacó que son cuatro los lineamientos de este plan integral, que excede la órbita de la ayuda económica: asistencia alimentaria, la participación en los centros integrales, las visitas domiciliarias de asistentes sociales, y el control nutricional de la población.

Quiroga expresó que el programa “no es beneficencia, sino que se trata del cumplimiento de un deber del Estado con la población más vulnerable”. Dijo que la tarjeta magnética con la que los destinatarios de la ayuda sólo pueden comprar alimentos en los comercios adheridos permitió contrarrestar “la nefasta industria del punteraje, con un puntero que era el que decidía quién y qué comía el que tenía la suerte de recibir la ayuda”. “Es un crédito social para los ciudadanos en vulnerabilidad”, añadió Quiroga.

Fonfach, por su parte, destacó que el listado de compras que pueden realizarse surge del trabajo de nutricionistas. “El objetivo siempre fue claro, preservar el valor de que la familia se siente junta en a la mesa de cada casa, y apoyar la alimentación de los niños en las cruciales etapas de crecimiento. Con el Estado acompañando, no reemplazando”, dijo Fonfach.

Señaló que otro punto para poner en valor al programa fue el cruce de datos con beneficiarios provinciales y nacionales, de modo que no haya doble percepción de la ayuda social.

Al margen de recibir recursos para comprar su propia comida, los beneficiarios deben cumplir con capacitaciones y talleres que se dictan en los centros integrales, 24 según se informó ayer distribuidos en todos los puntos de la capital neuquina. Ruiz señaló que parte de la puesta en valor del programa pasa por “la actualización de los talleres que se brindan en los diferentes centros integrales, sumando nuevos profesionales para el dictado” de las clases.

Comments

comments