Agobiada Italia pone en confinamiento a gran parte del país a partir del lunes


A partir del lunes dos italianos de cada tres estarán en zona roja, encerrados en sus casas; como sucedió en Navidad, todo el país volverá a estar blindado y en cuarentena para Semana Santa, según nuevo decreto aprobado hoy.

La curva de contagios sigue creciendo en forma alarmante, con hospitales y terapias intensivas otra vez al borde del colapso, con un nuevo decreto Italia redobló hoy las restricciones anti-coronavirus, volviendo a obligar al encierro a la mayoría de su población.

Al cabo de una reunión del consejo de ministros y después de oír las recomendaciones del Comité Científico de Expertos, el gobierno del Mario Draghi decidió que a partir del lunes próximo, 15 de marzo y hasta el 6 de abril, las regiones de la península que tendrán un número semanal de casos superior a 250 cada 100.000 habitantes pasarán a estar automáticamente en zona roja. Visto el récord de contagios de los últimos días (ayer se registraron más de 25.000 nuevos casos en 24 horas y 373 muertes), esto significa que, en un tétrico “dejá vu” para una población psicológicamente azotada y económicamente de rodillas, al menos dos italianos de cada tres volverán a estar en zona roja.

De hecho, 9 regiones pasarán a ser de color “rojo” (Lombardía, Emilia Romagna, Piamonte, Véneto, Frilui Venezia Giulia, Lazio, Marcas, Basilicata, Campania), es decir, bajo alto riesgo por ende bajo un régimen de cuarentena estricto, con todo cerrado salvo lo esencial, con las escuelas de todos los niveles obligadas a volver a la didáctica a distancia y con la obligación de quedarse en casa, salvo urgencias. El resto de Italia, al margen de la isla de Cerdeña que sigue siendo color “blanco” –la panacea, con casi todo abierto, pero igual con medidas sanitarias preventivas como uso obligatorio de barbijo y demás-, seguirán siendo color “naranja”.

Según el Instituo Superior de Sanidad (ISS) de Italia, que monitorea los números del virtual “boletín de guerra” diario, el Rt, el índice de contagio, trepó al 1,16, lo que significa “epidemia en expansión”. “En la semana del 1 al 7 de marzo siguió observándose una importante aceleración en la incidencia a nivel nacional con respecto a la semana anterior”, advirtió un informe que analizó los últimos datos y que confirmó el alerta en cuanto a la situación de las terapias intensivas, nuevamente al borde de su capacidad.

“La tasa de ocupación a nivel nacional está aumentando y por arriba del umbral crítico”, indicó el ISS, que certificó que el número de internados en unidades de cuidados intensivos fue creciendo sensiblemente en los últimos días. En efecto, si el 2 de marzo había 2327 personas en terapia intensiva, ayer el número había trepado a 2859; lo mismo ocurrió con los internados Covid-19 en diversos hospitales –hasta ayer 23.247-, tanto es así que regiones como Piamonte, en el norte, decidieron suspender internaciones, salvo urgencias y oncológicas.

La nueva vuelta de tuerca tuvo lugar en plena campaña de vacunación -demorada por escasez de fármacos- y mientras la población se encuentra muy asustada con las noticias en cuanto a la vacuna de la farmacéutica anglo-sueca AstraZeneca, después de tres muertes sospechosas luego de su inoculación. A diferencia de otros países europeos, como Dinamarca y Suecia, que decidieron suspender la suministración de AstraZeneca, Italia, que ya comenzó a investigar estos fallecimientos, solo retiró el lote ABV2856 del que salió el fármaco sospechoso de causar esas muertes, por “precaución”. De este lote, no obstante, ya fueron utilizadas varias dosis.

Comments

comments