Alberto Fernandéz apoyó el informe de la ONU sobre la violación de Derechos Humanos en Venezuela


La decisión se produce luego de que el presidente desautorizara al embajador argentino ante la OEA que rechazó el documento.

El Gobierno de Alberto Fernández votó a favor de la resolución que condena las violaciones de los Derechos Humanos en Venezuela. La cuestión se trató en la reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

La posición del país había sido adelantada por la Cancillería, que a través de un escrito informó que se «valoraría y apoyaría con fuerza el trabajo realizado por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas Michelle Bachelet”.

El apoyo al informe se produce tras el malestar del Presidente con Carlos Raimundi, representante argentino ante la Organización de Estados Americanos (OEA), que el pasado miércoles rechazó el trabajo de la ONU sobre represión ilegal en el país que conduce Nicolás Maduro. Como adelantó TN.com.ar, cerca de Alberto Fernández aseguran que “se extralimitó en sus funciones” y explican que “no debía hablar del documento”.

“Instamos al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela a cooperar plenamente con el Consejo y todos sus mecanismos, y a implementar íntegramente las recomendaciones hechas por la Alta Comisionada en sus informes”, señalaba el documento emitido por el organismo que conduce Felipe Solá.

Y continuó: “Así como con su llamado a que conduzca investigaciones prontas, exhaustivas, independientes, imparciales y transparentes sobre las alegaciones de violaciones a los derechos humanos, lleve a los perpetradores ante la justicia y garantice una reparación adecuada a las víctimas”.

Los representantes argentinos en el Consejo destacaron la necesidad de “reforzar la instalación de una misión permanente de la Alta Comisionada en Caracas”, mientras que reiteraron la posición del Presidente respecto a una condena de los bloqueos y las sanciones que “agreden especialmente al pueblo venezolano”.

En su último informe la Organización de las Naciones Unidas advirtió que este año murieron más de 2000 personas en los barrios pobres. Mientras que en un documento anterior había acusado a Maduro y a sus principales funcionarios de estar vinculados con posibles “crímenes de lesa humanidad”, al presentar un documento que analiza casos de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y tortura en Venezuela.

La semana pasada Raimundi expuso ante el Consejo Permanente de la OEA y cuestionó el informe de la ONU sobre la represión ilegal en Venezuela al considerar que ese país “ha sufrido un fuerte asedio de intervencionismo” y planteó que hay “una apreciación sesgada de lo que son las violaciones a los derechos humanos en determinados países”.

Las palabras del representante argentino no cayeron para nada bien en el presidente Alberto Fernández ni en el Canciller Felipe Solá.

“No debía hablar sobre el informe de la ONU, no le corresponde. Se tomó atribuciones que no debía, no cayó nada bien”, señalaron fuentes oficiales a TN.com.ar.

Tras la exposición de Raimundi, el Secretario de Relaciones Exteriores de la Cancillería Pablo Tettamanti, explicó que “no corresponde a ese organismo tomar una decisión sobre el informe de la Alta Comisionada de la ONU Michelle Bachelet presentado al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas”.

Comments

comments