Alerta roja por invasión de carpinchos agresivos que atacan mascotas y dañan propiedades


De cara al inicio de la época de apareamiento, los roedores más grandes del mundo ya suman 400 ejemplares, y se estiman que podrían escalar a 3.500. «Quisiera que trasladen a los carpinchos porque atacaron a mi mascota en mi propio jardín. Casi lo matan», apuntó un vecino.

Los vecinos de Nordelta, en el partido bonaerense de Tigre, sufren una invasión de carpinchos que coparon el barrio y provocaron daños materiales, accidentes de tránsito y hasta atacaron a un perro.

Con 400 ejemplares identificados en la zona, se estima que la población podría escalar a 3500 en 2023, por lo que tildaron a la situación insostenible.

«Quisiera que trasladen a los carpinchos porque atacaron a mi mascota en mi propio jardín. Casi lo matan. Se salvó de milagro porque vino una vecina veterinaria a los 5 minutos de escuchar sus gritos desgarradores», alertó un vecino de la zona en redes sociales, luego de que su perro fuera atacado por uno de los animales invasores.

El roedor más grande en el mundo, se destaca por tener dos colmillos que lastiman cuando muerden, puede llegar a medir hasta 1,30 metros y pesar hasta 60 kilos.

«Le mordieron el estómago y las piernas. Ahora mi perrito no quiere salir más al jardín. Tiembla todo el tiempo y mi jardín, a pesar de que lo cerqué, sigue invadido de carpinchos. La verdad no quiero convivir con ellos dentro de mi casa», amplió.

Otro de las consecuencias que se reportaron días atrás tuvo lugar con un motociclista, que luego de que se le cruzara un anfibio, provocó su caída.

La Dirección de Flora y Fauna de la Provincia de Buenos Aires, luego de inspeccionar el lugar, emitió una resolución. «Dada la evidencia indirecta y directa recabada durante la visita técnica, sumada a la información presentada en los estudios poblacionales de la especie se determina que el perjuicio ocasionado por la interacción de los carpinchos con los habitantes del complejo se enmarca dentro de la categoría grave», señalaron.

La legislación prevé así medidas contra los capinchos «en resguardo de los residentes humanos», que junto a la Dirección de Flora y Fauna sugirió a la Asociación Vecinal Nordelta «desarrollar un plan de acciones indirectas y directas con el objetivo de reducir la elevada abundancia poblacional de la especie».

En defensa de los animales, el veterinario, Juan Enrique «Profe» Romero, señaló que la invasión de carpinchos responde también a que los roedores «defienden su territorio» por lo que «cree que los perros son depredadores».

«Nordelta se crea sobre una laguna de carpinchos. Los carpinchos defienden su territorio, cree que los perros son depredadores», apuntó.

Comments

comments