Algunos consejos para salir airoso de las compras escolares


El regreso a clases de los más pequeños suele ser una época de grandes gastos para las familias.

La compra de los uniformes y útiles escolares son consumos que muchas veces no se incluyen dentro de su presupuesto anual y los padres terminan realizando las compras sin una planificación financiera previa.

Además de las actividades curriculares, los niños suelen participar de actividades extracurriculares que suelen iniciar en la misma fecha, lo cual implica un gasto aún mayor. Teniendo esto en cuenta, este periodo es un gran desafío financiero para las familias, especialmente considerando que se produce justo al regreso de las vacaciones.

Con el objetivo de salir airoso del regreso a clases, compartimos una serie de consejos que pueden ser útiles a la hora de evitar las deudas durante este período:

Organizar el presupuesto.

La herramienta más útil para organizar las finanzas es el presupuesto, donde se deben registrar todos los gastos ya sean fijos, es decir que se mantienen en un rango fácil de suponer mes a mes, o variables. Con esto en claro se puede estimar cuál es la capacidad de pago y cuánto dinero se dispone para la compra de útiles escolares.

Hacer un inventario.

Como primer paso es elemental realizar un chequeo de los materiales que ya tienen y a partir de eso enlistar lo que faltaría con el fin de evitar compras innecesarias. Muchas veces se pueden encontrar útiles o materiales que se pueden reutilizar además de artículos que no se compran todos los años como calculadoras, reglas o sacapuntas.

Comprar entre muchos.

Una opción viable es organizarse con otros padres para realizar una compra colectiva en mayoristas o supermercados para aprovechar las promociones de los bancos. Esta práctica se está observando mucho en los últimos años debido a que se pueden obtener grandes descuentos en algunas tiendas comprando en cantidad.
Prever las compras a futuro.

Si se tiene dinero suficiente, siempre es mejor comprar materiales para todo el año y evaluar pedidos especiales que pueden realizar los profesores. Esto ayudará a ganarle a los aumentos de precio y evitará tener que ir todos los meses a comprar nuevos materiales.

Las posibilidades de endeudamiento serán mayores para aquellos que no llevaron un plan antes de efectuar estos gastos, de ahí que algunas personas pueden llegar a solicitar créditos personales o recurrir al uso de una tarjeta de crédito como una respuesta inmediata a la necesidad inmediata.

Sin embargo, usar el crédito como medio para liquidar una compra puede dañar tus finanzas si no lo manejas con responsabilidad. Todos esos gastos relacionados con útiles escolares, libros, uniformes y demás, no deben realizarse a costa de tu tranquilidad financiera. La solución está en ahorrar con tiempo e integrar estos gastos en el presupuesto mensual del hogar.

Comments

comments