Amante de las serpientes tuvo trágico final tras adoptar una pitón


El joven de 31 años convivía además, con 11 víboras y 12 tarántulas.

Los padres de Dan Brandon encontraron a su hijo de 31 años muerto en el piso de su habitación. El joven convivía con sus 23 “mascotas”: 10 serpientes, 12 tarántulas y “Tiny”, una pitón de dos metros y medio.

Esta última fue quien asesinó a Dan. Cinco meses después del hecho, la justicia resolvió que lo hizo “con afecto”. Según el forense, “Tiny” fue “instrumental en la muerte de la víctima”, pero no hay evidencia de que la serpiente se hubiera vuelto agresiva. Además, no había marcas de mordiscos en el cuerpo de la víctima.

La principal hipótesis es que lo envolvió o lo atrapó inesperadamente, pero no pudieron confirmar cómo llegó a asfixiarlo. Por otro lado, examen post-mortem reveló que al día de su muerte, el 25 de agosto de 2017, Brandon estaba perfectamente sano.

Comments

comments