Aparecieron las últimas fotos de Freddie Mercury antes de morir


Su pareja las tomó durante la primavera del año 1991.

Freddie Mercury como intérprete, fue reconocido por su poderosa voz y extravagantes puestas en escena. Como compositor, escribió muchos de los éxitos de Queen, tales como Killer Queen, Bohemian Rhapsody, Somebody to Love, We Are the Champions, Don’t Stop Me Now, Crazy Little Thing Called Love, It’s a Hard Life o Innuendo.

Según su pareja, Jim Hutton, a Mercury le diagnosticaron sida después de la Pascua de 1987.​ En aquella época, Mercury dijo en una entrevista que no padecía esta enfermedad.​ Pese a estas negaciones, la prensa británica alimentó rumores sobre esta posible enfermedad debido a la apariencia de Mercury y a que Queen ya no realizaba giras ni conciertos.

El 22 de noviembre de 1991, Mercury llamó al mánager de Queen, Jim Beach, para discutir un asunto público. Al día siguiente, se realizó el siguiente anuncio en nombre del cantante:

“Siguiendo la enorme conjetura de la prensa de las últimas dos semanas, es mi deseo confirmar que padezco sida. Sentí que era correcto mantener esta información en privado hasta el día de la fecha para proteger la privacidad de los que me rodean. Sin embargo, ha llegado la hora de que mis amigos y seguidores conozcan la verdad y espero que todos se unan a mí y a mis médicos para combatir esta terrible enfermedad. Mi privacidad ha sido siempre muy importante para mí y soy famoso porque prácticamente no doy entrevistas. Esta política continuará”.

Al siguiente día de haber redactado este comunicado, el 24 de noviembre de 1991, Mercury murió a la edad de 45 años. La causa oficial de su muerte fue bronconeumonía complicada por el sida.

Tres meses antes de su fallecimiento, su pareja tomó algunas fotografías de su jardín en las que aparecía Freddie y su gato. El cantante lucía su bigote y muy delgado con su camisa hawaiana holgada y el pantalón tiro alto con un cinturón que lo sujeta mejor.

“Ese verano, Freddie posó para una cámara por última vez, la mía. Sucedió así. Estaba en el jardín fotografiando algunas de las flores, y Freddie caminó hacia mí. Quería que retrocediera, para que no fuera un primer plano. Luego posó mientras yo tomaba cuatro fotos, y sacó una sonrisa para cada una. Estaba tan pálido que sabía que no se veía lo mejor, pero no me importó; de todas las fotos que tengo de Freddie, esas son las que más amo”, recordó Hutton.

Comments

comments