Apenas el 0,8% de la población fue vacunada con las dos dosis


Según especialistas, los mayores de 60 años y los menores de esa edad con comorbilidades deberían ser inmunizados de inmediato; afirman que, sin embargo, el avance de la campaña es lento.

La vacuna era la esperanza frente a la segunda ola. Pero, ahora, los especialistas están preocupados. Al ritmo actual de aplicación, demandará casi un año inmunizar a la población de riesgo frente al Covid-19. Son unos 13.026.394 de adultos mayores de 60 años y de menores de esa edad con comorbolidades. Aunque son la prioridad de la campaña, deberán esperar varios meses hasta que les llegue el turno para ser inoculados. Hasta anteayer, solo habían sido vacunados el 6,5% de los primeros y el 1,17% de los segundos. La noticia inquieta a los infectólogos y epidemiólogos, de cara a la llegada del frío en los próximos meses.

Aunque la cantidad de dosis aplicadas se incrementó de forma notoria en la última semana, a un promedio diario de 84.735 vacunas, para alcanzar a la población de riesgo serán necesarios al menos diez meses más. Los números hablan por sí mismos: desde que empezó la campaña, hace poco más de dos meses, apenas unas 349.454 personas recibieron las dos dosis y están protegidas frente a la enfermedad. Es menos del 0,8% de la población del país. En total se dieron 1.774.438 aplicaciones. Más del 3% de la población ya recibió la primera dosis, según los datos que se publican en el Monitor Público de Vacunación del Ministerio de Salud de la Nación.

Para desplegar la campaña de vacunación, el gobierno nacional ya recibió 4.050.540 dosis, entre Sputnik V, Covishield y Sinopharm. Según el Monitor Público de Vacunación, se distribuyeron 2.975.410 dosis de vacunas a las provincias. Por lo que aún hay 1.075.130 pendientes de envío a los distritos. En las 24 jurisdicciones, fueron aplicadas el 62% de las dosis.

“La campaña de vacunación es extremadamente lenta, el suministro no está asegurado y los criterios de aplicación no se cumplen adecuadamente”, sintetizó el exministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein. Y agregó: “Por un lado, no se sabe qué vacuna va a venir, ni cuándo, ni las características de distribución que va a tener. Por el otro, el sistema de salud delega en las provincias la operación logística: falta articulación y rectoría de parte del Ministerio de Salud, que aún no parece en condiciones de poder liderar la campaña de vacunación. Esto es diferente a lo que está sucediendo en Chile o Uruguay”.

Alcanzar la inmunidad de rebaño es una meta todavía más lejana en la Argentina. Se requerirán más de dos años. Recién se lograría en abril de 2023, según advierten los expertos.

Comments

comments