Arde Europa: este julio es el más caliente en 260 años


Las altas temperaturas han generado graves incendios y grandes olas de calor provocaron muertes y destrozos.

En los últimos días, varios incendios provocaron enormes destrozos y la pérdida de la vida de muchas personas en diferentes países y ciudades del mundo. Sólo en Grecia hubo más de 70 muertos, mientras que en Suecia y en el Círculo Ártico se produjeron grandes fuegos. Además, en Corea del Sur y Japón hubo decenas de fallecidos por las altas temperaturas, mientras que en California o África hubo récord en calor.

Estos desastres naturales tienen una explicación, ya que según los investigadores este año la llegada del verano ha sido mucho más intenso en el hemisferio norte y las temperaturas han sobrepasado el límite esperado. Qué es y por qué se produce este fenómeno.

Desde el lunes de ésta semana y hasta hace pocas horas, toda la región Ática ha sufrido feroces incendios que provocaron la muerte de varias personas y la pérdida irrecuperable de miles de viviendas. Hasta la tarde de este martes, el balance oficial de las autoridades de Grecia era de al menos 74 personas muertas y casi 200 heridos como consecuencia del suceso.

 

Los incendios forestales son comunes en el país, sobre todo ahora que comenzó la canícula (días de alta temperatura), pero en esta oportunidad, un invierno relativamente seco y un verano muy caliente generaron varios focos de incendio que se propagaron por la zona de manera muy rápida.

Según las autoridades locales, las altas temperaturas que se registran en Ática, sumado a las fuertes corrientes de viento de hasta 100 km/h presentes en el lugar, fueron claves para la expansión del fuego.

En relación a esto, el Servicio Copérnico sobre Cambio Climático registró que varios países del hemisferio norte han sufrido temperaturas extremadamente altas durante este verano, y que incluso Reino Unido, Noruega, Suecia, Canadá (en su zona oriental), partes del este de la región rusa de Siberia, Japón y alrededor del Mar Caspio presentan ahora mismo el verano más caliente del último tiempo.

Incluso, en Estocolmo, donde comenzaron a llevarse registros mensuales de la temperatura en 1756, este julio ya es considerado como el más caliente de la historia.

 

Del mismo modo, en el resto de Suecia, la ola de calor ha causado incendios forestales que se han extendido tanto hacia el norte que han alcanzado el Círculo Ártico.

Por otra parte, las autoridades japonesas declararon en las últimas horas la existencia de una situación de desastre natural, debido a que las altas temperaturas obligaron a miles de personas a ingresar en los hospitales afectados por un golpe de calor, y más de 80 perdieron en la vida.

En cuanto a junio, globalmente el mes pasado fue el quinto más caliente desde 1880, de acuerdo con los Centros de Información Ambiental de Estados Unidos.

La canícula, esa etapa que se extiende durante 40 días hasta finales de agosto en Europa, es conocida también como sequía intraestival de medio verano o veranillo, porque es la época del año en que disminuyen en mayor medida las posibilidades de lluvia. Sin embargo, aunque tradicionalmente las temperaturas aumentan en el hemisferio norte en este período, durante el actual mes de julio la situación ha sido diferente a la de años anteriores y se ha generado una “ola de calor global”.

Estos cambios climáticos se deben a diferentes factores que han afectado a la tierra a lo largo de los años, pero entre los que mencionan los investigadores, se trata del calentamiento global y del conjunto de vientos fuertes que se movilizan por encima de la tierra.

Comments

comments