Argentina tiene al 40,9% de población en la pobreza


Alcanza a 18 millones de personas y a casi el 60% de los niños.

Los mayores niveles se registraron entre los menores de 15 años donde la pobreza fue de 56,3%. Y le siguieron los jóvenes de 15 a 29 con una pobreza de 49,6%. Postales de una crisis social y económica que se profundiza, mientras el Gobierno no propone medidas tendientes a resolver el problema social e histórico del país.

Los datos publicados por el organismo nacional de estadísticas confirman una cruda realidad. En el primer semestre del año el nivel de pobreza ascendió a 40,9 %, un incremento de 5,5 puntos porcentual respecto al 35,4% de igual período de 2019. La indigencia llegó a 10,8 % en la primera mitad del año.

“En la comparación interanual crecieron ambos indicadores: los hogares pobres lo hicieron en 5,0 p.p. y las personas bajo la línea de pobreza, en 5,5 p.p.; mientras que los hogares indigentes aumentaron en 2,6 p.p. y las personas bajo la línea de indigencia, en 2,8 p.p”, sostuvo el Indec.

Respecto al segundo semestre de 2019, la pobreza aumento en 5,4 puntos porcentuales y la indigencia 2,5 puntos porcentuales.

Muy importante diferenciar que la suba de la pobreza a 40,9 % en los primeros 6 meses del año son un promedio de dos trimestres. Siendo el nivel de pobreza en el primero, (enero, febrero y marzo) del 34,6%, y en el segundo (abril, mayo y junio) de 47%, en los meses de mayor confinamiento. El mismo efecto se reflejó en los datos de desempleo que en el segundo trimestre aumentó a 13,1 %, y se perdieron casi 4 millones de puestos laborales en todo el país. Mientras el PBI del mismo periodo cayó un 19,1 %, el peor desplome desde 2001.

Estos resultados no sorprenden, sí preocupan y reflejan la profundidad de la crisis económica. Son 18,5 millones de personas quienes viven en condiciones de pobreza, de ellos 1.743.864 son nuevos pobres. Y 4,5 millones las personas en situación de indigencia, es decir, pobres que no llegan siquiera a cubrir las necesidades de comida mínima para subsistir.

Este dato fue de los más difundidos en redes sociales por su impacto: el 56,3 % de los menores de 0 a 14 años son pobres en el país. Desde Unicef ya habían pronosticado semanas atrás que hacia fin de año la pobreza alcanzaría a 7 de cada 10 en los niños y niñas.

Los resultados del censo realizado en la toma de Guernica, que visibiliza un problema habitacional y condiciones de extrema pobreza, revelaron que hay más de 3.000 niños y niñas. En la gran mayoría de los casos, se encuentran allí por la pérdida de empleos de sus familias.

Además, el Indec confirmaba que fueron los jóvenes de 15 a 29 años los que presentaron la mayor suba respecto al semestre anterior, con un aumento de 7,1 p.p.; una pobreza de 49,6 %. Esto tiene relación directa con la pérdida de ingresos y la precariedad de los empleos a los acceden los jóvenes. En un rápido entrecruzamiento con los datos del mercado laboral que publicó el Indec la semana previa se advertía que las mujeres de 14 a 29 años registraron la mayor suba en la tasa de desocupación con 28,5%. Le siguen los varones del mismo grupo etario que alcanzan un desempleo de 22,7%.

La estimación del nivel de pobreza e indigencia elaborada por el Indec es el resultado “de la capacidad de los hogares de acceder a la canasta básica alimentaria (CBA) y a la canasta básica total (CBT) mediante sus ingresos monetarios y que la brecha es la distancia entre los ingresos y las canastas.” Así en el primer semestre de 2020, “el ingreso total familiar promedio de los hogares pobres fue de $25.759, mientras la CBT promedio del mismo grupo de hogares alcanzó los $43.785, por lo que la brecha se ubicó en 41,2%.”

Se trata de una medición sólo por nivel de ingresos, un método estrecho que presenta límites que se acentúan en el contexto de pandemia. Es decir, si el determinante principal para evaluar el umbral de pobreza es el ingreso, estaríamos dejando de lado factores clave como el acceso al agua y cloacas. O las condiciones de las viviendas que permitan cumplir con el aislamiento social, una de las principales medidas sanitarias para prevenir el contagio de coronavirus.

Comments

comments