Asalariados podrían volver a perder ingresos por Ganancias durante 2013


El poder adquisitivo de familias y empresarios medios podría ser afectado este año por la falta de mecanismos «automáticos» para fijar topes al gravamen, en un «ambiente inflacionario», según un estudio privado.

El informe expresó que "entre 2001 y 2013, los salarios reales de los trabajadores formales habrán aumentado alrededor del 26 por ciento.

El informe expresó que «entre 2001 y 2013, los salarios reales de los trabajadores formales habrán aumentado alrededor del 26 por ciento.

La Fundación Mediterránea expresó estos conceptos a través de un informe que acompaña la firma de Marcelo Capello y Gustavo Diarte, donde se indicó que «el impuesto a las Ganancias disminuyó el poder adquisitivo de salarios medios y altos en el último año, y volvería a ocurrir en el 2013″.

Según los especialistas, los topes establecidos actualmente y las paritarias que deben encararse durante el presente año, «vuelven menos previsibles los ingresos reales de bolsillo de los trabajadores y la rentabilidad empresaria».

Los técnicos mediterráneos recordaron que sobre este tipo de cuestiones pesa «un ambiente inflacionario en el que no existe actualización periódica automática» para el mínimo no imponible en Ganancias.

Por ello, el informe de la Fundación Mediterránea indicó que, así, es de prever que durante 2013 «existirán fuertes oscilaciones en el peso real que adquieren los tributos sobre los presupuestos familiares o empresariales«.

«Ello vuelve menos previsibles los ingresos reales de bolsillo de los trabajadores, después de pagar impuestos sobre sus ingresos, y la rentabilidad empresaria», se indicó.

El informe expresó que «entre 2001 y 2013, los salarios reales de los trabajadores formales habrán aumentado alrededor del 26 por ciento. No obstante, el salario de bolsillo obtenido por los trabajadores, luego de pagar el impuesto a las ganancias,aumentó menos que dicho guarismo, a causa del avance del impuesto sobre los trabajadores de ingresos medios y altos».

Por ello, los técnicos mediterráneos expresaron que «mientras los salarios reales de los trabajadores formales tuvieron una leve suba en 2012 y 2013, el salario real después de pagar el impuesto a las ganancias mostró una reducción en su poder de compra en 2012, y muy probablemente se repita en 2013, afectando el consumo real de asalariados de ingresos medios y altos».

La última modificación en los topes promovidos para cumplir con el pago de Ganancias fueron anunciados por la propia presidente Cristina Kirchner a fines de enero pasado, cuando dispuso ajustar en un 20% el monto mínimo no imponible para cumplir con el pago de este tributo.

Desde la totalidad del sector gremial se objetó la medida, ya que se esperaba un porcentaje mayor de ajuste, pese a que el mismo redundará en una pérdida de $8.000 millones que dejará de tributar Ganancias.

Dicho monto de Ganancias no había sufrido ningún ajuste desde hacía dos años, al tiempo que en dicho período el costo de vida y los aumentos de los salarios acumularon un incremento cercano al cincuenta por ciento.

Comments

comments