Brutal arresto de una niña de 12 años durante una protesta opositora en Hong Kong


La menor que intentó alejarse de los oficiales había salido a comprar útiles escolares y terminó sometida contra el suelo.

Las multitudinarias protestas prodemocráticas del domingo en Hong Kong, fuertemente reprimidas por la policía, acabaron con 289 detenciones, pero la imagen que más impactó en la jornada fue la persecución de una niña de apenas 12 años que había salido a comprar útiles escolares.

Según el cuerpo policial, 270 de los arrestados lo fueron por asamblea ilegal, mientras que una mujer fue detenida por una supuesta violación de la controvertida ley de seguridad nacional por cantar consignas independentistas. Otros fueron multados por violar la prohibición de las reuniones de más de dos personas, imperante en estos momentos como medida preventiva contra la propagación del coronavirus, que ha dejado al menos 96 muertos en Hong Kong entre los 4.878 casos diagnosticados hasta ayer.

En respuesta a unos actos que el cuerpo policial consideró “ilegales y egoístas”, los efectivos dispararon pelotas de gas pimienta así como gas pimienta, este último un recurso habitual de los policías infiltrados entre los manifestantes.

Entre las personas que terminaron en el suelo con varios policías encima destacó una niña de 12 años que, según explicó a la prensa hongkonesa, había salido de casa a comprar material escolar.

Las imágenes muestran cómo varios agentes interrogan a la menor, que echa a correr antes de ser interceptada y reducida brutalmente.

Según los agentes, la chica “echó a correr de repente de manera sospechosa”, por lo que la Policía la redujo “usando la mínima fuerza necesaria”, aunque es tratada como si se tratase de una peligrosa criminal.

Según argumentaron, las autoridades estaban preocupados por la participación de jóvenes en las reuniones ilícitas, ya que “su presencia en las protestas también ponen en riesgo su seguridad”.

La madre de la menor declaró al medio Apple Daily que planea presentar una denuncia y una queja formal. Según explicó, su hija, junto a su hermano mayor, estaban comprando útiles cuando la niña corrió por un susto. Ambos fueron multados y ella resultó con raspones y golpes.

El pasado 30 de junio, Beijing impuso en la ciudad una polémica ley de seguridad nacional que sanciona con penas de hasta cadena perpetua actos como la secesión o la confabulación con fuerzas extranjeras, lo que provocó temores entre muchos hongkoneses y una reacción condenatoria de parte de la comunidad internacional.

Comments

comments