CALF entre las cooperativas del interior que se rebelan contra el tarifazo


El presidente de la Cooperativa CALF, Carlos Ciapponi, detalló la difícil situación que atraviesan en el sector.

 

 

El ex secretario de Energía, unos días antes de renunciar, anunció un nuevo aumento en el precio mayorista de la energía eléctrica, un 55% escalonado a partir de febrero. Sin embargo, el Consejo de Administración de CALF resolvió por unanimidad que no aplicará el nuevo tarifazo de luz en Neuquén.

En ese sentido, el presidente de la Cooperativa CALF, Carlos Ciapponi, relató cómo atraviesan la recesión.

“En una distribuidora como CALF, la compra de energía se ha transformado en un insumo muy incidente, llegando a ser el 70% del presupuesto total”, precisó Ciapponi, en diálogo con el programa radial de Gustavo Sylvestre”.

Asimismo, relató: “El mes pasado pagamos una factura de $ 100M, por lo que con el nuevo aumento deberíamos juntar $ 38M más que debemos recaudar trasladándose a los vecinos. Desde que se decretó la emergencia eléctrica en Argentina, hemos soportado un aumento del 1600%. Con este aumento llegaríamos al 1700%”.

En tanto, al ser consultado sobre la mora en el pago y las bajas en el consumo, desde la compañía dijeron que “ha habido un intento de uso más racional de la energía en algunos sectores”. “Pero hay casos en los que la electricidad no es posibilidad de ahorro. Con estos precios mayoristas de energía eléctrica, han transformado a la electricidad, un bien esencial según la Corte Suprema de Justicia, en un artículo de lujo”, sentenció.

Además, indicó que “las pymes pagan el 27% del IVA en su factura de luz”. “El aumento es para todo el país. Hay un tratamiento diferenciado para las jurisdicciones que no se explican porque la calidad de servicio es una sola. La distribuidora de Neuquén capital no mantiene deuda con CAMMESA, el vendedor de materia prima. No nos permiten comprar a otro proveedor, y podría adquirir la energía a más bajo costo”, dijo.

“Hay que reconocer que la tarifa estaba en un valor bajo, pero que el aumento se traduzca en calidad de servicio. Los cortes continúan y el servicio no guarda relación con el aumento de 1700%. La luz se ha transformado en un artículo de lujo. Si lo trasladamos en semejante porcentaje, nos pondrá en una situación límite. Estamos intentado que el Gobierno nacional nos escuche. No es justo, nos perjudica financiera y económicamente y nos obliga a interrumpir el servicio al vecino que no puede pagar”, concluyó.

Comments

comments