Caminó 160 kilómetros para agradecer que su hija pudo escapar del bullying


Humberto Bautista tiene 65 años y caminó durante dos días para demostrar su fe y su felicidad por la recuperación de su hija, quien había padecido una fuerte depresión a causa del acoso escolar que sufría.

El peregrino Humberto Bautista debía reunirse con un grupo de conocidos en la ruta, pero ellos nunca llegaron, por lo que decidió continuar sólo hasta la capital salteña.

Visiblemente conmovido por haber llegado a su destino, Bautista habló con un medio de la provincia de Salta, al cual le contó que el motivo de su largo caminar fue la promesa realizada a su pequeña hija, a quien le dijo que si lograba salir de la depresión en la que había caído luego de sufrir bullying en el colegio, realizaría a pie los 160 kilómetros que separan Galpón de Salta capital (un trayecto que toma alrededor de 30 horas).

El viaje lo realizó con tan solo una pequeña bolsa donde cargaba un plástico que utilizó como colchón para descansar al costado de la ruta en los momentos en los que el cuerpo le exigía dormitar. En la bolsa también tenía una frazada y las obligatorias botellas de agua necesarias para soportar el largo camino y mantenerse hidratado.

“Mi hija mejoró y por eso tengo que seguir. Gracias a eso va al colegio, puede sonreír. Quería abandonar la escuela. Tengo amigos que perdieron familiares y no pudieron venir. Lo hice solo porque no pude encontrar a mis compañeros. Volveré a hacerlo si Dios lo manda, como él lo diga, mientras de la fuerza“, expresó Humberto a DNI Salta.

“La fe mueve montañas. Yo presenté mis problemas a Dios. Hay que poner mucha fe y voluntad y vamos a salir adelante“, manifestó Humberto, mientras aguardaba con ansias ingresar a la Catedral Basílica de Salta.

Comments

comments