Carlo Acutis: el adolescente que predijo su muerte y será convertido en santo


Falleció en 2006 en Italia, predijo su propia muerte, y en 2013 realizó un milagro al curar a un niño que padecía un cáncer terminal. La bóveda que contiene su cuerpo esta online las 24 hs del día en youtube. Y este 10 de Octubre el Papa lo beatificará.

 

arlo Acutis nació el 3 de mayo de 1991, en Londres, ciudad en la que por motivos laborales, residían sus padres, , Antonia Salzano y Andrea Acutis, pero tras su bautismo a los 3 meses de vida, se mudaron a Italia, donde el joven viviría hasta sus últimos días.

Con tan solo 3 años, este niño ya le pedía a su madre ir a la iglesia para estar «mas cerca de Dios» y mostraba su admiración y compromiso con la Fe.

Desde su niñez y en todos los sitios que visitó durante su vida, entró a cada una de las iglesias que pudo para rezar y así sentirse más cerca de Dios y dejarle flores a la Vírgen María.

Si bien sus padres son católicos, no son practicantes de la Fe, según cuenta Antonia solo había asistido a la iglesia en 3 oportunidades en toda su vida. Pero sin embargo fue una niñera quién lo polaca llamada Beata y la cual era devota de Juan Pablo II quién lo acerco a la iglesia.

A los 7 años Carlo le pidió a sus padres tomar la comunión, y aseguró que la Eucaristía era «su autopista hacia el cielo».

De familia de buena posición económica, el chico utilizó esos bienes para ayudar a los más necesitados, volvía de la escuela, jugaba con amigos, pasaba tiempo con la familia como cualquier chico normal. Pero luego salía a repartir comida a las personas que se encontraban en situación de calle. Así mismo todos los días asistía a misa y rezaba el rosario. Asistía como voluntario en varios comedores sociales, y guardaba parte de su plato de comida para dárselo a alguien más.

Su otra pasión era la informática y unió sus amores para un único fin: «Llevar la palabra de Dios» por esto se ganó el apodo de “el ciberapóstol de la Eucaristía” o «El Infuencer de Dios» donde daba misa virtual. A los 14 años realizó una exposición que recorrió los cinco continentes sobre los milagros eucarísticos en el mundo, que contenía una recopilación de 136 hechos llamada Miagros de Dios Eucaristícos. Además elaboró un esquema del rosario que incluía los misterios de la luz.

Domenico de Sorrentino, Obispo de Asís, tomó la frase del joven y escribió en un libro al que tituló Originales no Forocopias: «Carlo no fue un franciscano. Fue, simplemente, un adolescente de nuestro tiempo, enamorado de Jesús -y especialmente de la Eucaristía- y devotísimo de María, especialmente en la práctica del rosario. Pero en Asís respiró el carisma de San Francisco», y dijo además : » Era un chico que seguramente nadaba en contra de la corriente. Vivía en forma simple, se enojaba si su mamá le compraba un segundo par de zapatillas o ropa de marca y solía a ayudar en un comedor para pobres de Milán».

Tres meses antes de fallecer predijo su propia muerte, y el momento quedó inmortalizado en un video grabado por él mismo, donde se lo puede ver anunciando su fallecimiento pero con una sonrisa en sus labios.

No si antes hacer un pedido a su familia para que sus restos descansen en Asís, ciudad a la que amaba y por la que sentía una profunda conexión.

Unos días después del fallecimiento, Antonia se despertó con una voz. Corrió al cuarto de su hijo esperando alguna señal. Entonces encendió la computadora y encontró un video que Carlo había grabado en Asís, tres meses antes de que le diagnosticaran leucemia. “Cuando pese 70 kilos, estoy destinado a morir”, decía frente a la cámara, mientras miraba al cielo. Y su anticipo se cumplió, ya que ese era su peso cuando falleció.

El 12 de octubre de 2013, justo el día en que se cumplía el séptimo aniversario de su muerte, se produjo el milagro por el que ahora será beatificado. Un niño brasileño que padecía de páncreas anular, una enfermedad irreversible y terminal, asistió junto a su abuelo a una misa en la capilla de Nuestra Señora Aparecida, ubicada en Campo Grande de Mato Grosso del Sur.

Su estado era de tal gravedad que no podía mantenerse en pie al mismo tiempo que no dejaba de vomitar y se limpiaba constantemente con una toalla.

Durante la ceremonia se exhibió una reliquia de Carlo, un pequeño trozo de tela de su ropa, y el pequeño le preguntó a su abuelo qué debía hacer. El hombre le respondió que pidiera “dejar de vomitar”, y su nieto repitió esas palabras. Desde entonces, nunca más volvió a hacerlo y los médicos aseguran que se curó por completo. Sus estudios clínicos muestran que se sanó totalmente y su páncreas se convirtió en un órgano normal, a pesar de que el cuadro severo que padecía lo llevaría a una muerte rápida e irreversible.

Ese mismo año en que ocurrió la sanación del niño, se inició el proceso de canonización en la Arquidiócesis de Milán. El 5 de julio de 2018, el papa Francisco declaró a Carlo Acutis Venerable Siervo de Dios. El 21 de febrero de 2020, el Sumo Pontífice aprobó el milagro que se le atribuye por el chico de Brasil y por el cual será beatificado.

Un video que se difundió por redes sociales muestra el momento de la apertura de la bóveda en el Santuario de la Expoliación de Asís, que conserva el cuerpo de Carlo vestido con un jean, campera deportiva zapatillas y un rosario y en el que se expresión es tan pacifica que parecer estar dormido.

El corazón del joven será exhibido como reliquia en la Basílica Papal de San Francisco de Asís. Las imágenes del cuerpo de Carlo impactaron en las redes sociales, ya que se encuentra íntegro y se asegura que se mantiene incorrupto, a pesar de los casi 14 años que pasaron después de su deceso.

VIDEO:

Fuente: Filo.news

Comments

comments