Carne en Alemania: los números que desmienten a Fernandez


Luego de que el Presidente dijera que los argentinos pagan el mismo precio por el kilo de asado que un ciudadano chino o alemán, fuentes del sector agroexportador y analistas desmintieron al mandatario y dieron cuenta de los valores de la carne en el país europeo, con cifras que triplican los precios que se pagan en el país.

 

«¿Por qué los argentinos pagan el kilo de asado como lo paga un chino, un francés o un alemán?», se preguntó el presidente Alberto Fernández mientras el Gobierno protagoniza otro capítulo de la pelea con el campo, esta vez por el paro de comercialización definido por la Mesa de Enlace. Los números que dio, según indican fuentes de la industria cárnica, no son correctos: en Alemania el kilo de asado vale 15 euros, unos $1570, frente a los $700 de uno de buena calidad en la Argentina. Además, 29,2% del precio local es impuestos.

Otros precios de referencia en la Unión Europea, por ejemplo, en España son cortes promedio a 7,50 euros, el equivalente a $783. Por supuesto, hay heterogeneidad de precios en función del lugar de ventas.

La carnicería gourmet Deliargentina en España ofrece el kilo de bife de chorizo a 29,50 euros ($3083), a 18,50 euros la colita de cuadril ($1933) y a 34,90 el entrecot alto ($3647).

En la cadena Makro la cadera de novillo se ofrece a 14,95 euros por kilo ($1562) o el lomo alto de novillo a 20,45 ($ 2136). A esos precios hay que sumarle 10% de IVA en el caso de la cadena, que es mayorista.

Un estudio de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada) de hace un mes determinó que el 29% del precio del kilo de carne al mostrador está compuesto por impuestos. De ese total, el 76% son nacionales (impuesto a las ganancias, IVA, e impuesto a los créditos y débitos), 19% provinciales (inmobiliario rural, ingresos brutos) y 5% municipales (impuesto a la industria y comercio y tasa vial).

A lo largo de la cadena, la etapa de la cría es la que más cargas paga, seguida por el consumidor. Los mayores costos en las distintas etapas son: en el feedlot y en el frigorífico el animal, y en la carnicería la media res. Del trabajo se deduce que del total del precio por kilo 29,1% es cría; 22,5% feedlot; 4,9% frigorífico; 14,3% carnicería y 29,2%, impuestos.

El Presidente indicó que el mundo demanda alimentos «y suben los precios. Pero los productores argentinos producen en pesos argentinos. Y hace años que no tienen aumentos de luz, gas. Además tuvieron bajos aumentos en combustibles, tuvieron ayuda del ATP. Entiendo que el maíz creció mucho y es una gran oportunidad para exportar, pero no entiendo por qué quieren cobrarle al argentino al mismo precio que paga el mundo».

Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de las Carnes (CICCRA), calificó de «absolutamente inexacto» los dichos de Fernández y ratificó que en Alemania se paga la carne bastante más que en la Argentina: «Para producir la carne se utilizan insumos que cotizan en dólares como soja, maíz o cualquier cereal que vaya en una mezcla y más allá de la suba por la sequía en Estados Unidos y Latinoamérica, la devaluación en los últimos meses fue fuerte».

Además, planteó que exportar a Alemania tiene retenciones del 9% sobre un dólar mayorista cerca de los $80 a lo que se suma el costo extra financiero que implica el reintegro de IVA. «Hay empresas que acumulan varios millones de pesos por mes por ese concepto que se recupera a los cuatro o cinco meses», definió.

Daniel Urcía, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas, indicó a este diario que la «mejor carne se consume en el país, y en el extranjero se paga mucho más cara». Ratificó que aún los cortes más baratos afuera que en el mercado interno.

Comments

comments