Chile: Incendios cobran 10 vidas y destruyen un pueblo en 7 horas


Al menos diez personas murieron y cerca de 1.000 casas resultaron destruidas en Chile a causa de los incendios sin control que arrasaron miles de hectáreas de bosques desde la semana pasada en el centro y sur del país, mientras crece la sospecha de que algunos de los incendios serían intencionales.

SAN RAMON Incendio descontrlolado en forestal Mallorca

Una de las situaciones más graves se vivió en Santa Olga, una pequeña localidad de la comuna de Constitución, a unos 340 kilómetros al sur de la capital, Santiago de Chile. Allí el fuego arrasó en la madrugada del jueves con cerca de 1.000 casas, según estimó el secretario regional ministerial de Vivienda, Rodrigo Sepúlveda.

«Todo se quemó», dijo por su parte el alcalde de Constitución, Carlos Valenzuela, ciudad ubicada en la región del Maule, una de las más golpeadas por los incendios junto a la de O’Higgins y el Bio Bio, ubicadas en el sur del país.

Los residentes habían sido trasladados a sitios seguros antes de que las llamas alcanzaran sus viviendas. Empero, una persona de avanzada edad fue encontrada calcinada entre las ruinas en Santa Olga, confirmaron hoy las autoridades.

En tanto, un comandante de los bomberos de Constitución, Ricardo Becerra, explicó que en la zona se produjo una activación del fuego «debido a la gran carga de combustible: hay muchos aserraderos y muchos bosques de pino», dijo.

Las altas temperaturas, que en algunas comunas del sur país como en Cauquenes o Chillánsuperaron hoy los 40 grados, sumado a los fuertes vientos y la baja humedad, han favorecido la acción del fuego, explicaron expertos.

Otras nueve personas han fallecido en distintos puntos del sur desde que se iniciaran la semana pasada los incendios, considerados el mayor desastre forestal de la historia de Chile. Una de las últimas víctimas es un bombero que hoy perdió la vida al volcar con su vehículo cuando se dirigía a sofocar uno de los incendios, confirmó la institución.

Todavía hay 64 incendios forestales activos en el centro y sur de Chile, que son combatidos por unos 4.000 bomberos y brigadistas de la Corporación Nacional Forestal (Conaf). A ellos se sumarán especialistas de Francia, Colombia, Argentina, Perú y México, entre otros países, confirmó este jueves la presidenta Michelle Bachelet.

Adicionalmente, desde el miércoles y por dos días está operando el avión Supertanker 747-400, el avión más grande del mundo para combatir incendios. Estaba previsto que el aparato estuviera en acción durante dos días y sin costo para el Gobierno. Sin embargo, el multimillonario chileno Andrónico Luksic donará los recursos para que el avión siga con su trabajo por una semana.

Además, se sumará a las acciones de extinción del fuego un avión que ofreció el Gobierno ruso del presidente Vladimir Putin.

«Aceptamos generoso apoyo Gobierno ruso del avión Ilyushin II-76 para combatir incendios. Además, ya hemos solicitado ayuda de helicópteros», escribió la mandataria en su cuenta en Twitter.

La mandataria, que ha sido muy criticada por la oposición conservadora debido una supuesta lentitud de su Gobierno en reaccionar frente a la catástrofe, informó además que citó a los organismos de inteligencia «para identificar las causas de estos incendios».

Bachelet, que entregará el poder tras las elecciones presidenciales y parlamentarias del 19 de noviembre de este año, reiteró hoy que no descarta que los incendios hayan sido intencionales.

Comments

comments