Cierres nocturnos: cada provincia decidirá si aplica restricciones


El presidente propuso restringir la circulación entre las 23 y las 6. Hay consenso en actuar para frenar la curva de contagios, pero existen diferentes propuestas en torno al modo.

El presidente Alberto Fernández y los gobernadores de todas las provincias acordaron ayer una serie de medidas para intentar frenar el aumento de casos de Covid-19 en la Argentina, por lo que habrá “alarma sanitaria” en las noches para restringir la circulación.

Fernández propuso que haya restricción para circular entre las 23 y las 6. Pero ahora cada gobernador deberá decidir con su propio comité operativo el horario en el que regirá una suerte de “toque de queda sanitario”.

La idea nacional es que las medidas sean coordinadas con la jefatura de Gabinete nacional, que conduce Santiago Cafiero. Y se instrumentará un permiso especial para quien tiene que salir a trabajar o volver a su casa desde el empleo en horario nocturno.

Asimismo, el permiso de circulación vehicular permitirá transitar por las rutas provinciales y nacionales, hasta llegar a destino. Esto es por la extensión del país y las distancias entre distritos, que muchas veces impide llegar en el día.

Según fuentes oficiales, las restricciones nocturnas apuntan a la circulación dentro de cada distrito. Objetivamente, buscan limitar sobre todo las fiestas y los masivos encuentros entre jóvenes que se suscitan durante el verano, como se pudo ver en la Costa Atlántica el fin de semana.

Entre los gobernadores hubo unanimidad en que hay que actuar, pero se escucharon diferencias para la aplicación de las medidas.

El chaqueño Jorge Capitanich avisó que en su provincia ya hay “alarma sanitaria” entre las 23 y las 6. Mientras, el mendocino Rodolfo Suárez respaldó la coordinación, pero apostó por que cada distrito tome su decisión en función de la situación sanitaria local. En Mendoza –dijo– las restricciones podrían ser “menos severas” dado que no se están detectando grandes aglomeraciones.

Otras medidas

Fernández les dijo ayer a los gobernadores que es “indispensable” no parar la economía y no frustrar vacaciones ni la actividad en lugares turísticos. Por eso, no habrá nuevas restricciones durante el día.

Otra medida que se pondrá en marcha será acotar viajes al exterior, por lo que no se descarta la extensión del cierre de fronteras, que vence mañana. El Gobierno –pudo saber este diario– evalúa incluso cerrar el aeropuerto internacional de Ezeiza a partir del 15 de enero.

Otra que se debatió ayer y quedará a resolución de cada provincia es la exigencia de un test de PCR con resultado no superior a las 48 horas para cada persona mayor de 12 años que ingrese a su territorio.

Asimismo, Fernández les dijo a los gobernadores que los expertos epidemiólogos que lo asesoran le recomendaron acotar de 20 a 10 el número de personas en reuniones sociales en espacios cerrados.

Por último, se avanzará a una nueva restricción para el transporte público, con la idea de permitir que sólo viajen quienes desarrollan actividades consideradas “esenciales”. Esto es principalmente para el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba), donde el incremento de casos se está dando en forma acelerada. En las provincias, los gobernadores acordarán la modalidad de esa medida con los intendentes.

El jefe del Estado también propuso poner en marcha desde el Consejo Federal de Salud (Cofesa), del que participan las provincias, una “muy fuerte” campaña de concientización para comunicar que la pandemia aún no terminó. “Hay una idea que proliferó de que con la llegada de la vacuna el problema terminó”, opinó Fernández ante los gobernadores.

El Presidente estuvo acompañado en forma presencial por Cafiero; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro; y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

Participaron del encuentro virtual los gobernadores o vicegobernadores de todas las provincias, incluido el cordobés Juan Schiaretti, además del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

Comments

comments