Colombia le dijo No a los acuerdos de paz con las FARC


Mediante un plebiscito, con más del 95% de mesas escrutadas, el No cosechó el 50,20% de los votos, mientras que el Sí obtuvo el 49,79%. El referéndum definía si se refrendaba el acuerdo que le pone fin al conflicto con la guerrilla.

 

votacixn_plebliscito-jpg_1718483346

 

Con más del 95% de las mesas escrutadas, se impuso el No en Colombia en el plebiscito celebrado hoy sobre el acuerdo de paz con la guerrilla FARC.

Unos 34,9 millones de colombianos estaban convocados al plebiscito sobre el pacto firmado el 26 de septiembre entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de Juan Manuel Santos.

La cerrada votación deja al descubierto un nuevo obstáculo para la aplicación del acuerdo negociado en Cuba para poner fin a 52 años de guerra y permitir la reinserción a la sociedad de  unos 7.000 combatientes de las FARC y la formación de un partido  político.

Las urnas cerraron a las 16 hora local (18 Argentina) después de ocho horas en la que los electores acudieron a votar sin hechos de violencia y con una elevada abstención en la que  influyeron las lluvias en varias regiones del país.

Con el ‘Sí‘ o ‘No‘, los electores tenían la última palabra  sobre el histórico acuerdo que firmaron el presidente Juan  Manuel Santos y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias  de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko‘, para terminar la confrontación que dejó unos 220.000 muertos.

El pacto, que proyectó a Santos y a Londoño como candidatos al Premio Nobel de la Paz, establece que las izquierdistas FARC dejarán las armas y sus trincheras para luchar por sus ideales desde la política, crea una instancia judicial especial para juzgarlos, establece subsidios para que se integren a la sociedad y también compensaciones a las víctimas del conflicto.

Las encuestas pronosticaban un cómodo triunfo del ‘Sí‘ al  acuerdo, pero un gran sector de la sociedad liderado por el expresidente Álvaro Uribe promovió su rechazo al considerar que los jefes guerrilleros tienen que ir a la cárcel por los crímenes cometidos y no deben tener la posibilidad de ocupar cargos de elección popular.
Si es avalado el acuerdo, producto de casi cuatro años de complicadas negociaciones en La Habana, las FARC tendrán cinco escaños en el Senado y cinco más en la Cámara de Representantes durante dos periodos consecutivos a partir de 2018, incluso si no alcanzan la suficiente votación en las elecciones.

Pero un triunfo del ‘No‘ impediría al Gobierno implementar  el acuerdo, lo que en la práctica significaría la continuidad del conflicto en el país de 49 millones de habitantes.

Comments

comments