Con una dura carta, el kirchnerismo condicionó la negociación del Gobierno con el FMI


El bloque del Frente de Todos en el Senado salió a cuestionar al organismo de crédito internacional por la deuda.

Foto: Mayans es el jefe del bloque del Frente de Todos en el Senado.

El kirchnerismo en el Senado “marcó la cancha” en las negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El bloque liderado por José Mayans, que responde a la vicepresidenta Cristina Kirchner, publicó una dura carta contra el organismo internacional, poco después del encuentro que la misión del FMI tuvo con el ministro de Economía Martín Guzmán, el titular del Banco Central Miguel Ángel Pesce, y el encuentro con el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa.

El documento está firmado por la mayoría de los legisladores salvo por José Alperovich, de licencia por una denuncia por violación, y Carlos Menem, alejado de la actividad diaria por razones de salud. Entre los planteos los senadores le reclaman al organismo “que se abstenga de condicionar las políticas económicas de la Argentina”.

Afirmaron además que la institución le otorgó “irresponsablemente” fondos a la Argentina y reclamaron que se expongan los “cálculos que hicieron pensar a los técnicos, funcionarios y directivos del FMI que nuestro país podría obtener excedentes externos suficientes para afrontar los vencimientos”. Plantearon además que detrás del desembolso al gobierno que en ese momento lideraba Mauricio Macri hubo “consideraciones de tipo político y no a aspectos técnicos o institucionales”.

Mencionaron la “información brindada” por el actual presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Mauricio Claver-Carone. Recordaron que el funcionario sostuvo en una teleconferencia del Consejo Chileno para las Relaciones Internacionales del 22 de julio que el presidente de los Estados Unidos Donald Trump “solicitó al FMI el otorgamiento de un préstamo de 55.000 millones de dólares a la Argentina, con el fin de que Mauricio Macri ganara las elecciones”.

Los senadores K consideraron que “los trabajadores de Argentina no deberían ser los perjudicados por la devolución de los préstamos del Fondo, que parecen haber sido otorgados para satisfacer necesidades políticas, antes que por cuestiones estrictamente técnicas que tuvieran por finalidad mejorar la calidad de vida de los habitantes de nuestro país”. Le pidieron al FMI que “se abstenga de exigir o condicionar las políticas económicas de la Argentina para los próximos años” y una “reconsideración de los intereses” o un “período de espera para comenzar los pagos anuales a partir del año 2025”.

En 2018 Macri le pidió al FMI un préstamo por US$50.000 millones de dólares, que luego se amplió a U$ 57 millones. De ese total el organismo otorgó US$44 mil millones, ya que el presidente Alberto Fernández decidió no solicitar el resto después de asumir al frente del Ejecutivo. Desde el martes pasado hay una misión del FMI en la Argentina, como parte de las negociaciones que mantiene el Gobierno para renegociar la reestructuración de la deuda de US$44.000 millones más intereses que el país tiene con la institución.

Comments

comments