Consulta Popular Educativa: ¿Vinculante, o no vinculante?


Después del anuncio del Gobernador Jorge Sapag, en el acto apertura de sesiones el pasado 1 de marzo, de implementar una consulta popular para garantizar el normal dictado de clases en la Provincia, revisamos de que se trata este mecanismo de la democracia semidirecta, y como se aplica.

La Consulta Popular y el camino legislativo a recorrer. Foto ilustrativa.

¿La Consulta Popular solucionará el problema de fondo?.  Foto ilustrativa.

La Constitución de la Provincia del Neuquén, aprobada el 17 de febrero del 2006, declara los mecanismos que deben utilizarse cuando se requiere de una consulta popular.

Pero, ¿Que es una consulta popular?. ¿Para que sirve?.

Los artículos 310 y 311 de la Constitución de nuestra Provincia señalan los alcances, tanto de la Consulta Popular vinculante, como no vinculante.

Consulta popular vinculante, artículo 310. «La Legislatura puede, al sancionar una ley, convocar simultáneamente a consulta popular vinculante. Esta ley sólo adquiere vigencia si es ratificada por la mayoría absoluta de los electores que emitan válidamente su voto, en cuyo caso su promulgación es automática. No pueden ser objeto de consulta popular vinculante aquellas materias que para su aprobación exigen mayoría agravada o están excluidas de la iniciativa popular».

Aquí se habla de que debe existir previamente una ley sancionada por la Legislatura. Recién después puede convocarse al electorado a votarla para su ratificación, o no. De ser aprobada por el pueblo el Gobernador no puede vetarla. Automáticamente se convierte en ley. Es una forma de darle legitimidad al voto popular.

Si nos detenemos aquí, hay que pensar que en el caso de la consulta popular (vinculante) que el Gobernador anunció para garantizar las clases en la provincia, debería entonces presentarse un proyecto de ley en la Casa de las Leyes y ser aprobada en el Recinto para que a su vez, se convoque al pueblo a emitir su voto. De otra forma, no hay Consulta Popular Vinculante.

El otro mecanismo es la Consulta Popular no vinculante. El artículo 311 dice que, «El Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo y los municipios pueden convocar a consulta popular no vinculante sobre decisiones de sus respectivas competencias. El sufragio no será obligatorio. Quedan excluidas la materia tributaria y aquellas que no pueden ser objeto de consulta popular vinculante».

En este caso, el resultado de la consulta no puede convertirse en ley. Comúnmente se lleva a cabo para conocer la opinión del pueblo sobre determinados temas y no es obligatorio votar.

Así las cosas, lo primero sería que se redacte un proyecto de ley y se convoque a votarlo. En un año electoral, donde la ciudadanía, seguramente, acudirá más de una vez a las urnas, al menos en la Capital de la provincia, se puede pensar en aprovechar ese momento para preguntar sobre el tema educativo.

La segunda opción sería vista como una consulta popular (no vinculante), más bien para reforzar un discurso que apunta a «combatir» a los docentes huelguistas, reflejando el rechazo de la sociedad ante la falta de clases en las escuelas públicas.

A esta altura no deja de ser un argumento más para entretener a la opinión pública. Ambos, gremios y Estado, deberían enfocarse en trabajar seriamente en mejorar el sistema educativo que año tras año se debilita en perjuicio de miles de niños neuquinos. En definitiva, una Consulta Popular, ¿resolverá el problema de fondo?.

(Héctor Poblete/neuquen24horas)

Comments

comments