Día de la tierra: el cambio climático afecta a todos los países de todos los continentes


Solo la educación puede contribuir a generar un estilo de vida ecológico guiado por el bien común que ayude a revertir los daños.

En nuestro planeta hay millones de especies que conocemos y muchas que aún quedan por descubrir. La concienciación que en los últimos años se va teniendo sobre la protección y el cuidado del medio ambiente nos ha revelado que nosotros mismos, los seres humanos, hemos alterado el equilibrio de la naturaleza hasta enfrentarnos a la mayor tasa de extinción de especies desde que perdimos a los dinosaurios hace más de 60 millones de años, con la salvedad de que en esta ocasión la rápida extinción de las especies en la Tierra es el resultado de nuestra actividad humana.

El Día de la Tierra, que se conmemora hoy, intenta concienciar al mundo cada 22 de abril de la necesidad de proteger el medio ambiente y la conservación de la Tierra. Este año el lema hace referencia a la biodiversidad de especies que hay en el planeta: “Protejamos nuestras especies”.

La destrucción global y sin precedentes a la que asistimos a nuestro alrededor, junto a la reducción de las poblaciones de plantas y de vida silvestre están directamente relacionadas con la actividad humana: el cambio climático, la contaminación, la deforestación, la agricultura insostenible y los pesticidas, el tráfico y la caza furtiva de animales, la pérdida de hábitat son, entre otros, impactos decisivos en lo que nos rodea.

Al referirnos a la biodiversidad, que es la variedad de seres vivos que existe en el planeta, la cantidad de especies de flora y fauna que desaparece en la Tierra se estima que ronda entre las 150-200 cada 24 horas. Este ritmo merma a pasos agigantados la biodiversidad del planeta y, por desgracia, los humanos tenemos tanto que ver en el problema que el ritmo actual es mil veces mayor que si fuera una extinción natural de especies.

El planeta está al borde del colapso casi sin darnos cuenta, ya que producimos 150 millones de toneladas de plástico de un solo uso cada año y, de ellas, ocho millones de toneladas acaban en el mar; en los últimos 25 años el nivel del agua del mar ha subido el doble de lo previsto; el 40% de la población mundial tiene ya problemas por la escasez de agua y si el planeta consumiera al ritmo que lo hace España, el 11 de junio se nos agotarían los recursos de la Tierra para un año.

Por si esto fuera poco, la contaminación, como alerta Naciones Unidas, es responsable de una de cada seis muertes a nivel mundial, matando a más personas incluso que la guerra, el hambre o los desastres naturales.

Por estos motivos está más que justificado conmemorar hoy en todo el mundo el Día de la Tierra, y hacerlo no como una celebración aislada, sino como un recuerdo constante de lo que nos jugamos a diario con nuestro planeta.

Comments

comments