El dólar «libre» volvió a subir y llegó a $7,36


La divisa en el mercado paralelo ganó once centavos y acumuló un incremento de 8% en lo que va de enero. En la city porteña, el dólar oficial sólo subió un centavo, a $4,96.

Las expectativas de inflación para 2013 y la creciente emisión del Banco Central dan un fuerte impulso al dólar en el mercado paralelo

Las expectativas de inflación para 2013 y la creciente emisión del Banco Central dan un fuerte impulso al dólar en el mercado paralelo

Las expectativas de inflación para 2013 y la creciente emisión del Banco Centraldan un fuerte impulso al dólar en el mercado paralelo, que comenzó el año con una sostenida tendencia alcista.

A la mayor demanda estacional por la búsqueda de divisas para veranear en el extranjero se le sumaron las compras de aquellos que buscan refugio en moneda dura ante la abundante liquidez por el cobro del medio aguinaldo de diciembre.

El economista Maximiliano Castillo, de la consultora ACM,  explicó que «para analizar el dólar informal hay que tener en cuenta la dimensión de un mercado muy pequeño. No se sabe si son cinco, diez o veinte millones por día. Este hecho hace que una operación informal específica origine más volatilidad y fenómenos estacionales se potencien. La gente se asusta y reacciona más rápido».

«Saliendo de esa cuestión de muy corto plazo, lo cierto es que la dinámica de depreciación del tipo de cambio va a persistir. No vemos una situación en la que lapolítica macroeconómica justifique una desaceleración significativa en la depreciación del peso», agregó Castillo.

«Cuando evaluamos lo de estacional, debiéramos aclarar de qué estacionalidad estamos hablando. Todo el mundo habla de turismo, pero en realidad hoy no es una canalización de los individuos que van a hacer el turismo al exterior, sino que responde a un mal manejo del Gobierno en término de generación de expectativas«, afirmó Aldo Abram, economista de la Fundación Libertad y Progreso.

Comentó además que «empieza a pesar el temor» entre los ahorristas porque «si ves que se dispara el dólar blue, lo último que querés tener es pesos. Si alguien no estaba desesperado por cambiar pesos por dólares, hoy está corriendo a una ‘cueva’ a cambiarlo».

La divisa norteamericana se pagó este martes a $7,36 en el mercado paralelo, con un alza de once centavos (+1,5%) respecto del lunes. Desde que comenzó 2013, el dólar «libre» o «blue» gana 53 centavos ó 7,76% en apenas diez jornadas cambiarias, con un promedio superior a los cinco centavos por día.

La titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, sostuvo que el incremento de la divisa obedece a «un fenómeno claramente estacional» y admitió que «preveíamos que podía haber un repunte en esta etapa del año».

Para Marcelo Trovato, operador de Pronóstico Bursátil, «hay un tipo de cambio, que es el ilegal, que pese a eso, lo tomamos como patrón de valor respecto de los bienes transables en la Argentina. El blue sigue su marcha alcista, aunque algunos dicen estupideces como que es por la demanda del turismo y porque en el verano sube».

Según Trovato, se observa que desde el Gobierno «durante el primer trimestre de este año se están tratando de enderezar algunas variables, como los términos de intercambio, para llegar al período preelectoral mayo-octubre con algunas variables sinceradas. En algunas otras variables, como las tasas de interés, van a surgir algunas modificaciones, mientras el dólar blue siga muy demandado».

En el mercado oficial, donde la divisa norteamericana se negoció con una ganancia de un centavo, a $4,96 para la venta, cada vez más cerca de los 5 pesos.

El dólar contado con liquidación, mediante la compra de títulos públicos y acciones en el mercado local y su venta en la plaza de Nueva York, avanzó cuatro centavos, a 7,22 pesos.

Se amplía la brecha

En la actualidad, la brecha entre el dólar blue y el oficial se sitúa en el 48,4 por ciento. Al cierre de 2012, cuando el dólar oficial se vendió a $4,92 y el paralelo a $6,83, la brecha era de 44 por ciento.

La diferencia entre ambos mercados era de sólo 2,5% en diciembre de 2010 y se amplió a 9,72% al cierre de 2011, con las restricciones de la AFIP y el Banco Central ya vigentes, pero se fue ampliando a medida que el Gobierno instrumentó más controles a la compra de divisas, hasta la prohibición total para el atesoramiento el 5 de julio de 2012.

«Con esta serie de controles, esta situación se fue profundizando, más allá de la volatilidad de corto plazo. La tendencia sigue siendo la misma, porque no cambian las políticas macroeconómicas que se llevan adelante. Tanto la inflación como la depreciación del tipo de cambio en el mercado informal o en el formal, en un ritmo mucho más bajo, son un reflejo de las políticas macroeconómicas», reseñó Maximiliano Castillo. «Estamos viendo una brecha con una depreciación que va a seguir creciendo«, acotó el analista de ACM.

Aldo Abram aporta que «la mayor demanda estacional de pesos fue provista por el Banco Central con una inundación de oferta monetaria, con el objetivo de financiar al Gobierno. Como es estacional, en algún momento vuelve. La gente gastó los pesos que acumuló en el bolsillo para las Fiestas, pero la demanda de pesos ahora cae y del otro lado no hay nada que los absorba y es lógico que el valor del peso caiga, lo que se ve también reflejado en el dólar blue».

«El Banco Central y el Gobierno, a mi juicio, por un mal manejo de la política cambiaria -porque con muy pocos dólares se evitaba generar semejante temor en la gente- generó una caída en la demanda de pesos, más de lo que debería haber bajado por la estacionalidad», considera el economista de Libertad y Progreso. «Es exagerado para lo que uno podía estimar, pero una vez que generaste temor sobre el valor del peso, baja la demanda. No se sabe si esa confianza en el peso se va a recuperar. Lo más probable es que si el Gobierno sigue actuando así, no se recupere, por lo tanto, no estaría inflado sino sería el reflejo de una merma por mal manejo de políticas», estima Abram.

Comments

comments