El gobierno convocó a la CTA tras la Marcha Federal


De la nutrida movilización participaron las dos CTA, algunos gremios de la CGT y movimientos sociales. Los oradores fueron Pablo Micheli y Hugo Yasky. Advirtieron sobre un paro nacional.

N-A47-EU030916-2_Drupal Main Image.var_1472885686

Las dos CTA, junto a algunos gremios de la CGT y movimientos sociales, cerraron una multitudinaria “Marcha Federal” en la Plaza de Mayo, donde los dirigentes lanzaron duras críticas contra el Gobierno de Mauricio Macri, al tiempo que advirtieron que “comenzó la cuenta regresiva para un gran paro nacional de todas las centrales sindicales”.

La movilización, que había partido dos días antes desde cinco puntos del interior del país, confluyó frente a la Casa Rosada, donde se sumaron gremios de la CGT, entre ellos Camioneros y Bancarios, agrupaciones kirchneristas como La Cámpora y fuerzas de izquierda de izquierda como el Partido Obrero y el MST.

Los oradores del cierre del acto fueron los jefes de ambas vertientes de la central disidente, Pablo Micheli y Hugo Yasky, mientras que sobre el escenario también estuvieron referentes de las dos CTA, y de los gremios que las integran, como José Rigane, Roberto Baradel, Pedro Wasiejko y Edgardo Depetri, además de los dirigentes cegetistas que se plegaron, Pablo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (Bancarios) y Horacio Ghillini (Sadop).

El secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, volvió a reclamar la “reapertura de las paritarias”, y denunció que en el Presidente hay “una sordera y una ceguera” que no le permite percibir que en la calle “hay hambre, desazón, tristeza y miedo al futuro como hace mucho que no había en este país”.

Y sobre el final de su exposición lanzó la frase más celebrada por los manifestantes que coparon la plaza: “Con este gran marcha comenzó la cuenta regresiva para ese gran paro nacional de todas las centrales sindicales para decirle al Gobierno hasta acá llegó el ajuste, discutamos la agenda de los trabajadores”.

Previamente había celebrado que en la marcha había “200 mil trabajadores”, y se preguntó: “¿Qué pasa si dentro de 20 días o un mes convocamos a un gran acto de todas las centrales sindicales? ¿Dónde lo vamos a hacer? ¿Dónde va a entrar toda esa gente?”.

Además hizo constantes alusiones a la necesidad de que los trabajadores estén unidos en esta etapa, y llamó a la “unidad entre la CTA y la CGT para construir la agenda social que el Gobierno se niega a discutir”, ante “los tarifazos, los despidos y el ajuste”.

También dio cuenta de que la unidad de la CTA está en el horizonte, al señalar que “es un orgullo estar compartiendo este acto con Pablo Micheli”, y agregó: “La CGT se unió y nosotros debemos que tomar ese ejemplo. Tenemos que unificarnos, hay que buscar eser momento”.

Antes, su colega de la CTA Autónoma, Micheli, apuntó duro contra Macri, a quien acusó de “profundizar el ajuste” y le advirtió que si “no escucha esta situación va a haber un paro nacional”.

“No somos un recurso humano como usted cree, Presidente. No queremos ajuste y esta es nuestra ideología”, subrayó el líder sindical, quien luego subrayó: “Se habla sobre si tiene que haber ajuste violento o gradual. ¡Ajuste las pelotas! Ni violento ni gradual. El pueblo en la calle van a tener”.

A su vez, tanto Yasky como Micheli reclamaron la libertad para la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, quien permanece detenida en Jujuy desde enero pasado, y sobre ella Yasky planteó que “es rehén de la oligarquía jujeña”.

Asistieron al acto varios dirigentes del kirchnerismo, como el exgobernador Daniel Scioli; el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi; el exdirector del AFSCA, Martín Sabbatella; el exvicepresidente Amado Boudou; los exministros Daniel Filmus y Carlos Tomada, y el exvicegobernador Gabriel Mariotto.

Concurrieron además la presidente de Abuela de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto y la integrante de Madres de Plaza de mayo-Línea Fundadora, “Tati” Almeida.

Comments

comments