El Gobierno quiere acelerar la expulsión de los extranjeros que delinquen


Desde el Ejecutivo se elaboró un listado con casi 1000 personas que están en esa situación. Además, se creará un fuero migratorio para agilizar las causas.

 

En el año electoral que recién comienza, entre las medidas que piensa tomar el gobierno de Mauricio Macri, se encuentra la de acelerar la expulsión de los extranjeros que delinquen.

Desde Cambiemos se avanza en la búsqueda de consenso con un sector del peronismo para preparar un proyecto que endurezca la ley de Migraciones 25.871, y además, buscan agilizar la expulsión de extranjeros que delinquen o que ingresaron de forma ilegal al país, para lo que creará un Fuero Migratorio y una unidad especial de búsqueda de delincuentes extranjeros.

Tras su primer año de gestión, Macri firmó el decreto 70/2017 que incluyó una serie de requisitos para los extranjeros que quieren ingresar al país, como la prohibición para aquellos que cuentan con antecedentes penales en su país de origen.

Asimismo, modificó los plazos administrativos para agilizar los procesos de expulsión, que hasta ese momento podían demorar hasta 6 años. Pese a ello, ese DNU  fue impugnado por distintos sectores, desde lo político y también en el ámbito judicial. Sin embargo, pese a las trabas que se le presentaron, el Gobierno presentó un recurso ante la Corte Suprema de Justicia, que ahora debe definir.

En noviembre, el jefe de la bancada Justicialista en el Senado, Miguel Ángel Pichetto volvió a poner el tema en discusión y  propuso “echar a patadas a los extranjeros que delinquen”, luego de que la Policía Federal detuviera a dos venezolanos, un paraguayo y un turco, durante los incidentes que se produjeron en los alrededores del Congreso, en medio del debate por el Presupuesto.

En ese marco, el mandatario insistió en debatir el tema, por lo que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, acordó con el senador trabajar en conjunto para endurecer la ley.

La iniciativa que presentó el rionegrino es aún más dura que la pretensión del Gobierno, dado que propone la expulsión de un extranjero con apenas el dictado de un procesamiento por parte de un juez de primera instancia.  Desde el oficialismo no hay una posición unánime respecto al tema.

Mientras en el ala más dura coinciden con el planteo del senador y hasta reclaman exigir “reciprocidad” a los países de origen, en lo que respecta a temas de salud y educación, el sector más garantista y algunos arietes judiciales del Gobierno se oponen a la expulsión anticipada y advierten que sin una condena firme sería avanzar sobre el principio de inocencia.

Fuentes oficiales precisaron al mencionado medio que el jefe de Estado tiene una postura que se inclina al sector más duro, al sostener: “Hay que buscar consenso y debatir con todos los sectores un tema que los países más serios evalúan con seriedad y sin demagogia: desde el delito, que es lo más urgente, hasta políticas de largo plazo, como el ordenamiento del flujo migratorio”. Los diferentes sectores del Gobierno consultados coinciden en  algo: el debate se abrirá previo a la campaña electoral que se avecina.

 

Fuente: Perfil

Comments

comments