El Indec admitió que cayó la inversión y se estancó la economía


 

El mismo organismo oficial, que el pasado 13 de agosto difundió la polémica nota donde afirmaba que una persona podía comer con 6 pesos por día, mientras que una familia tipo (matrimonio con dos hijos), podía hacer las cuatro comidas diarias con 23 pesos por día, aunque después intentaron dar marcha atrás con la idea, en las últimas horas salieron a decir, y es noticia, que “la inversión cayó y que la economía está estancada en el país”.

La inversión interna bruta fija registró en el segundo trimestre una fuerte caída del 15% respecto del mismo período de 2011, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Al informar el resultado del nivel de actividad del período abril-junio, el instituto dirigido por Ana Edwin indicó que “la caída se debió al decrecimiento del 3% de la inversión en construcciones y a la disminución del 26,5% en equipo durable de producción”. En particular, en este rubro, crecieron 4% los componentes nacionales, pero los importados se desplomaron un 41,8%. Así, las trabas a las importaciones puestas en marcha por el Gobierno desde fines del 2011 impactaron de lleno sobre el nivel de inversión de mediano plazo, según las propias cifras oficiales.

El informe también indica que, en el segundo trimestre, el crecimiento -en comparación contra igual trimestre de 2011- fue nulo (0,0%), mientras que en el primer semestre alcanzó un 2,4% , pese a que los analistas privados estiman que la cifra se ubicó en realidad más cerca de 1%.

Con este resultado semestral, parece difícil que se alcance en el año el dato aportado esta semana por el Gobierno en el presupuesto, que marca un crecimiento del 3,4%, ya que debería registrarse un aumento del 1% mensual en toda la segunda parte de 2012, sin interrupciones.

Las cifras del PBI están, al igual que el índice de precios al consumidor (IPC), sospechadas de falseamiento desde 2007. Pero mientras en el caso del IPC la justicia federal investiga si el Gobierno no subestimó los resultados (y por lo tanto reportó una cantidad menor de pobres e indigentes también), en el del PBI se cree que el resultado se “infla” para mostrar mejor performance.

Con esta estrategia, el Gobierno les pagó más a los acreedores privados que tienen cupones ligados al PBI en los últimos años y, si se confirmara la cifra del presupuesto, les garantizaría una vez más unos US$ 3500 millones a fines de 2013.

Sin embargo, analistas locales y de Wall Street siguen pensando que, finalmente, el Gobierno terminará reportando un alza del PBI menor para no pagar ese bono.

Comments

comments