El Megaclásico queda suspendido en una tormenta de incertidumbre


La tan esperada final de Copa Libertadores quedó suspendida por la fuerte lluvia que no deja de caer en Buenos Aires. Luego de horas de incertidumbre, Conmebol decidió postergar el encuentro.

A pesar de la buena voluntad de los miles de hinchas que concurrieron a La Bombonera, la tormenta hizo imposible que la pelota rodara. Conmebol mantuvo horas de silencio e incertidumbre mientras el barrio de La Boca minuto a minuto se hacía intransitable.

Las posibilidades que se presentaban eran las de postergar solamente el horario del partido, pero nada garantizaba que la lluvia cesara. Finalmente, la decisión definitiva fue que la gran final entre Boca y River se juegue mañana a las 16hs. El problema que ahora todos se plantean es que según el pronóstico del tiempo, mañana las condiciones meteorológicas serán las mismas. Por esta razón, aún no están las condiciones para generar ilusiones.

Se habla de la posibilidad de que el Megaclásico se juegue a mitad de semana, en caso de que los problemas continúen. Hoy a las 19hs. se reunirán los presidentes de ambos clubes finalistas y Conmebol.

Comments

comments