El Pescado: Cuidados a tener en cuenta a la hora de conservarlo


Para esta Semana Santa, donde la tradición nos moviliza a elegir productos de mar para la cocina, le contamos cuales son los cuidados que debemos tener a la hora de manipular estos ricos, pero delicados alimentos.

El pescado requiere algunos cuidados antes de su conservación o cocción.

El pescado requiere de algunos cuidados antes de su conservación o cocción.

El pescado, ya sea de agua dulce o salada, es un agregado saludable para tu dieta, proporcionando proteínas y nutrientes importantes. El pescado, sin embargo, se echa a perder rápidamente cuando no es guardado en forma correcta. La refrigeración es esencial para mantener el pescado fresco y es importante saber el tiempo que los pescados pueden permanecer en un refrigerador para consumirlos a tiempo y evitar una potencial enfermedad.

Aquí le dejamos algunos consejos para conservar el pescado:

La conservación del pescado es muy diferente a la de la carne. Es un alimento muy delicado de mantener en buenas condiciones de salubridad.

Por eso es imprescindible conocer y tomar algunos recaudos al momento de adquirirlo y su posterior conservación.

    • El pescado fresco debe guardarse en la parte más fresca de la heladera.
    • Lo ideal es limpiarlo bien antes de guardarlo.
    • El pescado no puede estar en la heladera más de 24 a 36 horas. Si no tiene previsto consumirlo dentro de este tiempo, es mejor que lo congele.
    • Si lo ha comprado en bandejas y envuelto en plástico, rompa un poco el plástico antes de colocarlo en el refrigerador, o mejor aún, colóquelo en un recipiente mas adecuado y cúbralo con un paño humedecido.
    • Si ha comprado varios tipos de pescado, envuélvalos y guárdelos por separado para que no se mezclen los sabores.
    • Controle que en el recipiente donde se encuentren no goteen, ya que pueden contaminar otros alimentos que se encuentren dentro de la heladera.
    • No dejar el pescado fuera de la heladera, esta carne se pone en mal estado muy rápidamente.

Cómo conservar el pescado y marisco

La primera defensa contra el deterioro del pescado es lavarlo bien. A nadie se nos ocurriría lavar un filete de carne, pero en el caso del pescado es lo mejor. Ya que esto nos permite eliminar buena parte de los microbios que originan el deterioro del pescado. Una vez bien lavado, se seca y se envuelve en papel encerado o film para evitar su exposición al oxígeno.

Si el tiempo juega a nuestra contra, tenemos un factor que podemos controlar y que juega a nuestro favor. Es la temperatura. Cuánto más frío esté el pescado más se retarda el proceso de deterioro por esos microbios, enzimas y bacterias.

El pescado dura casi el doble de tiempo bien conservado en hielo picado que solo dentro del freezer. Estamos hablando de mantenerlo a 0 ºC en lugar de a 5-7 ºC que es la temperatura a las que están las neveras por lo general. Así que si tenemos hielo picado en casa es una posibilidad, meterlo dentro de hielo picado y este a su vez dentro de la nevera. Primero lo envolvemos en film y después en hielo. Así evitamos que el agua del hielo a derretirse estropee el color del pescado.

El pescado así conservado durará una semana, en el caso del pescado marino graso, el pescado magro de aguas frías como el bacalao, lenguado, atún, trucha algo más de una semana y el pescado magro de aguas calidad puede durar dos semanas.

La congelación puede ser otra opción pero hay que tener en cuenta que una mala congelación lo estropeará igual o peor. Si, por un lado detiene las bacterias, pero hay cambios químicos que no se detienen como son los olores rancios o la perdida de color. Y por otro lado hay pescados que son terriblemente sensibles a la desnaturalización de las proteínas por descongelación, como son todos los de la familia del bacalao.

Con esta desnaturalización lo que se produce es que el músculo, es decir, lo que comemos, del pescado quede seco y duro al cocinarlo. Así que si compráis pescado fresco bueno para congelar, lo mejor, sinceramente es que lo compréis ya congelado porque los congelan con técnicas que hacen que con la descongelación no pierdan tanta calidad como congelarlo y descongelarlo en casa.

Aún así, en el caso de que lo descongelemos en casa, lo mejor es hacerlo en frío, en 5º C y durante 24 horas mínimo con una bandeja de descongelación que recoja el agua pero que esta no toque el pescado. En el caso de que nos corra prisa, lo descongelaremos dentro de un baño de agua helada.

De esta manera estará preservando la salud y degustando de un buen plato de mar para esta Semana Santa.

Comments

comments