Exigió el divorcio porque su esposa se baña una vez al año


Esta situación se saldría de control, tanto que tuvieron que ir a juicio, donde se concretaría el divorcio.

Recientemente, un taiwanés hizo que su petición de divorcio fuera aprobada por el Tribunal del Distrito de la Ciudad de New Taipei después de alegar tortura psicológica debido a los hábitos de higiene de su ex esposa, o la falta de estos.

La mujer, de apellido Lin, supuestamente se bañaba solo una vez al año y solo ocasionalmente se lavaba el pelo o se cepillaba los dientes.

La demandante no identificada dijo que la higiene de Lin era cuestionable en el momento en que salían cuando se bañaba semanalmente, pero que su comportamiento empeoró después de la boda.

Sus duchas semanales se convertían en duchas mensuales, luego bianuales, y cuando ella comenzaba a bañarse solo una vez al año, simplemente no podía soportarlo más.

El hombre dijo que debido a los hábitos insalubres de Lin solo tenían relaciones sexuales una vez al año, lo que impedía a la pareja producir hijos en su matrimonio de una década.

Tanto la demandante como Lin están desempleados, y la primera afirma que ella lo disuadió de trabajar, convenciéndolo de que se quedara en casa y cuidara de su suegro anciano.

“Tuve la oportunidad de trabajar como guardia de seguridad del edificio”, dijo el hombre a Taipei Times , y agregó que Lin le había dicho que era un trabajo degradante y le impedía aceptar el trabajo.

La madre de Lin pagó los gastos diarios de la pareja, pero sin otra fuente de ingresos, apenas pudieron sobrevivir. “Seguimos siendo pobres, ya que ninguno de nosotros tenía un trabajo”, dijo el hombre, y agregó que ni siquiera podía pagar su contribución al Seguro Nacional de Salud, lo que significaba que no podía permitirse visitar a un dentista.

A finales de 2015, el demandante se mudó de la casa y encontró un trabajo en Hsinchu. Fue cuando Lin se presentó en su nuevo lugar de trabajo después de solo un mes para exigir que renunciara y finalmente el hombre decidió solicitar el divorcio.

Lin, que se opone al divorcio, afirma que el hombre miente y que sus padres lo trataron como a un hijo. Ella dice que solo visitó su lugar de trabajo porque no había estado tomando o devolviendo sus llamadas.

La suegra le dijo a Taipei Times que periódicamente enviaba dinero a la pareja debido a su desempleo de larga duración y que nunca quiso subsidiar sus gastos de manutención.

El tribunal apoyó el caso del demandante, afirmando que la pareja estaba en desacuerdo con el trabajo, las tareas domésticas y la higiene y que después de una separación de dos años era evidente que el matrimonio no iba a funcionar. El juez otorgó el divorcio, pero Lin todavía puede apelar el fallo.

Comments

comments