Famoso grabó un video y logró la suspensión del juicio en su contra


Gustavo Cordera tenía una causa que databa del año 2016, cuando en una charla con estudiantes de periodismo aseguró que le parecía «una aberración» que la ley no le permitiera estar con menores de edad y que algunas mujeres necesitaban «ser violadas».

Gustavo Cordera brindó una charla para estudiantes de periodismo de TEA en agosto de 2016. Allí fue donde formuló una repudiable opinión al respecto de las mujeres. «Es una aberración de la ley que si una pendeja de 16 años con la concha caliente quiera coger con vos, vos no te las puedas coger. Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente», declaró.

Desde entonces, el ex líder de Bersuit Vergarabat enfrentaba un juicio por «incitación a la violencia» que recién el pasado jueves 20 logró suspender mediante un pedido de disculpas.

No bien se hicieron públicas las declaraciones de Cordera, el Inadi intervino realizando una denuncia y la Sala I de la Cámara Federal terminó confirmando el procesamiento del cantante. En abril de 2019, en tanto, el juicio en su contra fue suspendido cuando el Tribunal Oral en lo Correccional 7 de la Ciudad de Buenos Aires resolvió aceptar su propuesta de realizar una probation, que consistiría en dos shows gratuitos, asistir a un taller de género y realizar un video de retractación y disculpas públicas para difusión en redes sociales y medios de comunicación.

Cordera presentó un nuevo video el pasado 20 de agosto, que sí fue aceptado por la Justicia. «Las mujeres son un grupo en situación de desigualdad estructural. Sobre ellas recaen muchos estereotipos y prejuicios. Los discursos que les restan importancia a experiencias traumáticas como es la violencia sexual y el abuso de niñas y adolescentes refuerzan y profundizan esos estereotipos y prejuicios”, comenzaba diciendo el músico en la grabación», comienza diciendo.

Y luego explicaba: «Me parece atinado marcar la diferencia entre justificar y explicar. En nada se justifica la ofensa cometida, pero se explica en mi pertenencia a una generación que ha empezado a educarse, a correr el velo que le impedía ver. No solamente este artista, el que necesitaba esa enseñanza que le permita ver aquellas cosas que constituyen una forma de violencia que se desliza en el comentario al pasar pero que resulta altamente peligrosa. Esa ausencia de enseñanzas se extiende a otros rincones del arte y en buena hora ya empieza a verse una nueva forma de decir, de crear, de mostrar y de tratar la cuestión de género».

Finalmente, Cordera concluía su pedido de disculpas diciendo: «Soy de los que han tomado conciencia de la necesidad de cambiar la forma de decir para marcar claramente que también se ha cambiado la forma de pensar y sobre todo valorar ciertas expresiones dañosas, ofensivas y peligrosas. Y que esta evolución en mi caso es, justamente, un dato de crecimiento que agradezco y en virtud del que me comprometo a marcar el camino que otros necesitan ver. Por todo esto pido disculpas a quien ofendí y lastimé. Sobre todo a las adolescentes que han sufrido violencia sexual tanto en el ámbito del rock como en otros ámbitos también. Me arrepiento de mis dichos y me retracto y me comprometo a reflexionar en torno a estos hechos para no repetirlos y para contribuir a lograr una sociedad más igualitaria».

En su fallo, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 7 señala que el nuevo video «satisface, a juicio del suscripto, el propósito encomendado oportunamente». Y destaca que «el imputado ha modificado su gestualidad, tono y cadencia de voz», en particular, «cuando asume sus disculpas por las manifestaciones realizadas».

Comments

comments