Foto publicada en Facebook revela el crimen de un bebé, 50 años después


Peter Booth tenía solo 3 años cuando su hermano Paul murió semanas después de que fuera tomada esta fotografía en octubre de 1968. Haberla visto en Facebook hizo que rompiera un silencio de cinco décadas.

Hace 49 años, Paul Booth, el bebé de la imagen, tenía un año y siete meses de edad. El hombre que está en la foto es David Dearlove, el novio de la madre del niño. Semanas después de que fuera tomada esta fotografía, en Haverton Hill, en el noreste de Inglaterra en octubre de 1968, el pequeño Paul murió debido a una lesión en su cabeza.

Casi 50 años después la imagen fue publicada en 2015 en Facebook por David, el hijo de Dearlove. Al ver la foto en su red social, la ira y los recuerdos se dispararon en la mente de Peter Booth, hermano del pequeño fallecido.

Peter Booth tenía solo 3 años cuando su hermano murió y desde entonces había guardado silencio sobre el tema. Pero ver esta imagen en Facebook hizo que Peter comenzara a hablar, algo que lo llevó a ser testigo esta semana en el juicio contra Dearlove por el asesinato de su hermano.

En 1968 Dearlove vivía en la misma casa de Haverton Hill con su novia, Carol Booth, y sus tres hijos, Paul, Peter y una hija, Stephanie.

Dearlove, según se supo en el juicio esta semana, era abusivo con los tres niños. El periódico británico The Telegraph detalla que el hombre los golpeaba, los abofeteaba, los dejaba a la intemperie en noches heladas.

Entre otros maltratos, Peter Booth, que ahora tiene 53 años, relató que Dearlove lo golpeaba, lo pateaba y lo llevaba al límite de la asfixia cuando en una oportunidad metió su cabeza bajo el agua en la tina del baño. “Me mantenía bajo el agua hasta que pateara”, relató Booth al tribunal según el periódico local Gazzete Live que está haciendo un detallado seguimiento del caso.

Stephanie Booth dijo que Dearlove se acostaba en la cama con ella y la amenazaba con golpes si lloraba.

En el juicio se supo que Ena Bennington, asistente de una guardería que ya falleció, declaró en los días posteriores a la muerte del pequeño. Dijo que en varias ocasiones Paul Booth tenía hematomas en la espalda, los hombros y en la zona de los riñones. El 3 de septiembre de 1968, pocos días antes de la muerte del niño, tenía moretones negros y azules en mejillas y cuello. Le preguntó a la madre del niño qué había sucedido y que ella le dijo que una moto había caído sobre él. Bennington contactó a servicios sociales y dijo que después de ese episodio no volvió a ver al pequeño.

La tragedia sucedió el 1 de octubre de 1968.

El fiscal del caso, Richard Wright, relató a la corte de Teesside Crown cómo fue el día de la muerte de Paul: “En la tarde del 1 de octubre de 1968 una joven madre tocó a la puerta de su vecino en una urbanización en Haverton Hill. La mujer se llamaba Carol Booth y llamaba para pedirle a su vecino que fuera rápidamente a su casa. La razón de la emergencia era que uno de sus hijos, un bebé de unos 18 meses llamado Paul había dejado de respirar”.

Wright detalla, según informa The Telegraph, que el vecino corrió a la casa y encontró al niño Paul Booth inconsciente en el sofá. “Su padrastro, el acusado David Dearlove, parecía estar haciendo un esfuerzo por resucitarlo.

Luego llamaron a un médico a la casa quien, a su vez, llamó a una ambulancia en la que fue trasladado el niño al hospital. “Los médicos hicieron todo lo posible para salvarlo (…) pero el niño falleció más tarde esa noche”.

“La autopsia encontró una gran cantidad de hematomas” provocados en distintos momentos, dijo Wright y agregó que esto sugiere que el niño fue maltratado físicamente “durante un período de tiempo”.

Desde el primer momento Dearlove declaró que el niño había muerto después de caer por accidente desde la cama y que los golpes en el cuerpo se los había hecho mientras jugaba. Como en aquellos años no hubo pruebas concluyentes de posible homicidio, la investigación tuvo un veredicto abierto y no se esclarecieron las causas de la muerte. David Dearlove y Carol Booth se separaron en 1970.

Wright dijo que expertos médicos analizaron los documentos de la muerte del pequeño y que determinaron que el deceso fue probablemente el resultado de un ataque y no por una caída.

Ya de adulto, Peter Booth pidió a la policía que retomaran la investigación de la muerte de su hermano, pero nunca había hablado de los maltratos que él y sus hermanos sufrían.

En el juicio, Booth dijo que permaneció en silencio tantos años porque tenía miedo de Dearlove. También dio detalles de lo que recordaba del fatídico día.

“Fui a la puerta de la sala delantera y estaba entreabierta. Vi a David Dearlove y mi hermano Paul allí. Pude ver que David Dearlove tenía los brazos extendidos y balanceaba a Paul. Dio media vuelta y golpeó la cabeza de Paul sobre la chimenea. Hubo un grito, y luego mi madre salió de la cocina y la escuché gritar: ‘¡¿Qué está pasando?!’. Estaba realmente asustado, volví a la cama… pude recordar el sonido que hizo, fue un sonido horrible”, declaró a la corte Peter Booth esta semana de acuerdo al diario The Washington Post.

En el interrogatorio, el abogado del acusado sugirió que la memoria de Booth puede no ser clara, para intentar quitarle peso a su testimonio. Dearlove ahora tiene 71 años y está detenido, aunque sostiene que es inocente. Niega además otros tres cargos de crueldad infantil. El juicio continuará al menos por algunas semanas hasta el veredicto final.

Comments

comments