Jubilado mató a un ladrón y ahora lo imputaron por homicidio y lo amenazan de muerte


El hombre abatió a un delincuente que ingresó a robar a su vivienda. Un fiscal lo imputó por «homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego» y pidió su detención. Sus familiares recibieron amenazas de muerte en las últimas horas.

La Justicia le otorgó la prisión domiciliaria a un hombre de 71 años que fue detenido luego de matar a tiros a uno de los delincuentes que lo asaltaron y golpearon en su casa del partido bonaerense de Quilmes.

El hombre, llamado Jorge Adolfo Ríos, padece una serie de problemas de salud, lo que determinó que quedara en prisión domiciliaria después de ser imputado por «homicidio agravado por el uso de arma de fuego».

Según se desprende de la investigación en torno al episodio ocurrido el viernes último, el hombre, un herrero jubilado, fue asaltado y golpeado por tres delincuentes que entraron a su casa, mientras que otros dos quedaron en los alrededores cumpliendo el rol de «campanas».

El fiscal Ariel Rivas (UFI N° 1 de Quilmes) lo imputó en un principio por legítima defensa privilegiada, que luego cambió a abuso de la legítima defensa y finalmente a «homicidio simple, agravado por el uso de arma de fuego».

La Justicia consideró que cuando el hombre le disparó en el pecho a Franco «Piolo» Moreyra (26), el asaltante se encontraba «en un estado de total indefensión» y «ya no representaba ningún peligro» porque estaba sentado en la vereda por una herida en una pierna.

Todo ocurrió el viernes a la madrugada. Tres veces entraron los ladrones a robarle. Primero robaron unos cables del garaje, a las 2. Una hora y media más tarde volvieron a aparecer para llevarse una bicicleta y una cortadora de pasto del lavadero. La última, a las 5, Ríos había prendido las luces y la tele, para estar alerta, cuando cinco asaltantes se metieron. El jubilado tomó una pistola calibre 9 milímetros con la cual se defendió del robo. Los delincuentes amenazaron con un destornillador al jubilado y Moreyra lo revoleó contra el piso y le lastimó la cabeza.

Afuera fue la pelea cuerpo a cuerpo con Moreyra. «Tirate el piso, no hagas que te tire», le advirtió Ríos. Pero «Piolo», integrante de la hinchada de Quilmes, se le arrojó encima y lo atacó. Allí creen que el jubilado disparó por primera vez. Luego lo persiguió hasta unos 60 metros de su casa y, en medio de otro forcejeo, lo baleó en el pecho, según quedó registrado en las cámaras de seguridad.

Los familiares del jubilado denunciaron que recibieron amenazas de parte de los familiares de Moreyra. «Nos dicen que ya se la van a cobrar», se lamentaron.

El abogado de la familia, Marino Alejandro Cid Aparicio, lamentó la decisión tomada por el fiscal que imputó al jubilado por un delito cuya pena mínima es de 10 años y cuatro meses de prisión.

Cid Aparicio pidió la excarcelación extraordinaria del jubilado en base a sus problemas de salud y su edad (cumplió 70 años en enero). Este lunes, el Juzgado de Garantías N° 2 decidió otorgarle el arresto domiciliario, por lo que en las próximas horas podrá irse de la comisaría novena.

Comments

comments