Kim Jong-un despidió a funcionarios por «incidente grave» vinculado al Covid-19


Si bien no se conocen detalles sobre el número de personas despedidas ni sobre los hechos que se les reprocha, el líder norcoreano, las acusó de ser «presas de egoísmo, pasividad y de protegerse a sí mismos».

El líder norcoreano Kim Jong-un anunció el despido de funcionarios de alto rango a quienes acusó de ser responsables de un «grave incidente» relacionado con la pandemia del coronavirus, que hasta ahora Corea del Norte niega que haya llegado a su territorio.

Los funcionarios han «provocado un incidente grave que plantea una enorme crisis para la seguridad de la nación y su pueblo», dijo Kim ayer durante una reunión con otras autoridades del país, informó la agencia de noticias estatal KCNA.

La agencia de noticias no dio detalles sobre el número de personas despedidas ni sobre los hechos que se les reprocha, pero sí que Kim las acusó de ser «presas de egoísmo, pasividad y de protegerse a sí mismos».

«La incompetencia y la irresponsabilidad de los funcionarios de alto rango es un factor significativo que ralentiza la implementación de tareas importantes», agregó el líder norcoreano durante la reunión, según KCNA.

Kim reprochó a los funcionarios haber actuado con «negligencia» y provocado un incidente «crucial» que generó «una gran crisis con graves consecuencias para la seguridad del Estado y la población».

Asimismo, KCNA precisó que algunos funcionarios gubernamentales fueron «transferidos» y otros «nombrados». Hasta ahora, Corea del Norte aseguró que la pandemia del coronavirus no ha llegado a su territorio, pese que muchos expertos lo dudan.

Kim decidió cerrar las fronteras en enero de 2020 para evitar la propagación del nuevo coronavirus que surgió en China, un país vecino. Corea del Norte nunca informó de casos de Covid-19, ni en los medios oficiales ni a través de las cifras comunicadas a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La información publicada por KCNA «significa que Corea del Norte ha registrado casos», dijo a la agencia de noticias AFP el desertor norcoreano Ahn Chan-il, ahora investigador del Instituto mundial de estudios norcoreanos, con sede en la capital surcoreana, Seúl.
Corea del Norte se halla bajo sanciones internacionales debido a su programa nuclear, por lo que está más aislada que nunca. El comercio con China, del que depende mucho, se redujo drásticamente y los cooperantes humanitarios se fueron del país.

Kim reconoció recientemente que Corea del Norte, un país donde el sector agrícola ya atraviesa dificultades enormes, se enfrenta a una «situación alimentaria tensa». En abril llamó a «llevar a cabo una nueva ‘Marcha Forzada’ para ayudar a la población frente a las dificultades».

La «Marcha Forzada» es la expresión utilizada en Corea del Norte para designar la hambruna de la década de 1990 que causó cientos de miles de muertos, después de que Moscú redujera la ayuda como consecuencia del desmembramiento de la Unión Soviética.

Comments

comments