La AFIP presiona a productores para que apuren la venta de cosecha de soja


El objetivo es corroborar que el stock que tienen registrado sea efectivamente el que se encuentra en los silos y no sean retenidos. Las inspecciones ya comenzaron y se extenderán durante 15 días en todo el país.

Los inspectores del organismo dirigido por Ricardo Echegaray ya se hicieron presentes, de forma sorpresiva, en varios campos de la provincia de Buenos Aires.

Los inspectores del organismo dirigido por Ricardo Echegaray ya se hicieron presentes, de forma sorpresiva, en varios campos de la provincia de Buenos Aires.

Con el fin de corroborar que el stock declarado se encuentre efectivamente en los silos y evitar así que los productores retengan la soja, la AFIP lanzó un operativo de control para que la oleaginosa sea vendida.

Según una información publicada en el diario El Cronista,  la soja remanente de la cosecha pasada oscila entre 1 y 1,2 millón de toneladas aproximadamente. Esto representaría ingresos cercanos a  u$s645,4 millones, de los cuales el Fisco se queda con el 35%.

Los inspectores del organismo dirigido por Ricardo Echegaray ya se hicieron presentes, de forma sorpresiva, en varios campos de la provincia de Buenos Aires como San Antonio de Areco, Capitán Sarmiento y Arrecifes para revisar y controlar la soja disponible.

El plan que busca realizar un inventario de la oleaginosa disponible se extenderá, de manera masiva y exhaustiva, durante los próximos 15 días alrededor de distintas localidades de todo el país.

El mecanismo será, como es habitual, con el envío de una carta de intimación para que los productores respondan la cantidad de soja que tienen almacenada. Si la respuesta genera cierta duda, enviarán a los inspectores para constatar que esa información sea verídica o no.

Al anunciar cuál fue la recaudación del mes de enero, Echegaray había dado a entender que realizaría este tipo de investigaciones en relación a la retención de la soja por parte de los productores agropecuarios debido a la importante diferencia de números.

Los ingresos por ese concepto representaban, en enero y febrero de 2012, 9% del total recaudado, mientras que el mes pasado apenas significaron el 5%.

La cosecha de soja de la campaña pasada fue de 40 millones de toneladas, 22% menor a la 2010/2011, cuando se habían recolectado unas 52 millones de toneladas de la oleaginosa.

Echegaray declaró que la menor participación en el total recaudado puede deberse, en parte, a esto pero también lo relacionó con la posibilidad de que esté siendo retenida por los productores.

Además, mencionó que mientras que en enero y febrero del año pasado se producían algunas operaciones, este verano las ventas son casi nulas.

Los productores prevén una mala cosecha ya que se esperan pocas lluvias, un aspecto que no contempla el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Además, eso traerá como consecuencia un aumento en el precio de la oleaginosa. Además, al no tener acceso al dólar oficial la operación económica no les resultaría tan beneficiosa con el dólar blue.

Comments

comments