La Cámara de Diputados sancionó la reforma del Impuesto a las Ganancias


Fue por 166 votos positivos, contra 5 negativos y 3 abstenciones. La votación no contó con legisladores del kirchnerismo, quienes se levantaron de sus bancas en disconformidad con el proyecto.

image585c25c3352b37-11878763

La Cámara de Diputados convirtió hoy en ley el proyecto de reforma del Impuesto a las Ganancias, sin la presencia de la mayoría de los legisladores del Frente para la Victoria, que se levantó de sus bancas en disconformidad con la iniciativa acordada por el oficialismo y otros sectores de la oposición.

Con 167 a favor, 4 en contra y 3 abstenciones, el cuerpo de la Cámara baja refrendó por holgado margen el dictamen que venía con media sanción del Senado, y que había sido fruto de las tratativas que dispuso a último momento el Gobierno con la CGT y los gobernadores, cuando el Senado estaba a punto de aprobar otro proyecto de Ganancias, más ambicioso, pactado entre la mayoría de los bloques opositores.

Antes del arranque de la discusión, el sector kirchnerista (mayoritario) del FpV-PJ dio la nota cuando decidió retirarse del recinto, en señal de rechazo frente al proyecto que el resto de las bancadas, a excepción de la izquierda (que insistió con su propio dictamen), se aprestaba a votar.

«Este proyecto viene a reparar una injusticia histórica, las profundas inequidades y distorsiones que se fueron generando en los últimos años, que implicaron subirle los impuestos a los trabajadores sin pasar por la aprobación del Congreso Nacional», anunció el miembro informante del oficialismo, Luciano Laspina, al inaugurar el debate.

A la hora de defender la iniciativa, el diputado del PRO advirtió que en los últimos cinco años el impuesto a las Ganancias pasó de representar medio punto del PBI a 1,5 por ciento, lo que sería subsanado parcialmente a partir de la sanción de esta ley, con la que quedarían exentos del pago del tributo alrededor de 400.000 trabajadores, según aseguró.

Laspina destacó la «decisión valiente y de enorme liderazgo por parte del presidente Mauricio Macri de convocar al diálogo», y acto seguido procedió a explicar el detalle fino del alcance de la normativa.

Entre sus puntos centrales, indicó que el mínimo no imponible subirá un 23 por ciento, ascendiendo hasta 37.000 pesos brutos para casados con dos hijos, y a 27.941 pesos brutos para solteros: este piso será actualizado de manera automática en base al índice RIPTE.

Además, se incorporarán deducciones por alquileres (hasta un 40 por ciento del valor), horas extra, feriados y viáticos.

En cuanto a las vías de financiamiento, se incluirá un impuesto del 15 por ciento a las apuestas de juegos de azar (online y en casinos), un impuesto por única vez a los contratos de dólar futuro celebrados el año pasado, y coparticipación de Aportes del Tesoro Nacional para ayudar a las provincias, que comparten con Nación la recaudación de Ganancias.

También habrá una modificación sustancial de las escalas, que en el caso de los monotributistas se incrementarán un 75 por ciento, en tanto que los jueces, funcionarios y empleados judiciales que ingresen a partir del 1 de enero comenzarán a tributar el impuesto, del que estaban exentos.

«Buscamos un equilibrio que no es perfecto, es el posible. Creo que lo logramos», concluyó Laspina.

Sin ocultar su satisfacción, el diputado de la UCR Luis Pastori calificó el acuerdo para la aprobación del proyecto como un «triunfo de la política con mayúsculas», al tiempo que catalogó el impuesto a las Ganancias como el «mejor impuesto redistributivo de la riqueza» donde «el que más gana aporta en beneficio de los que menos tienen», pero que en los últimos años «se había transfigurado en un impuesto regresivo» producto de haber dejado desactualizadas las escalas «por más de 16 años».

En tanto, el diputado del Frente Renovador Héctor Daer, quien además es integrante del triunvirato cegetista que acordó con el Gobierno, destacó que el dictamen modificado se «encontró el punto posible, que no era el que queríamos alcanzar».

En este sentido, pasó factura a algunos gobernadores, responsables del bloqueo del proyecto que habían sancionado en Diputados semanas atrás junto al Frente para la Victoria, por haber «sobreactuado» respecto del costo fiscal que entrañaba, al tiempo que destacó que el Poder Ejecutivo «reconociera que se había equivocado y que tenía que ser flexible».

Por su parte, el jefe del bloque Justicialista, Oscar Romero también lamentó la forma en que el Gobierno encaminó la discusión de Ganancias sobre el filo del fin de año, y que condujo a una encerrona que recién se destrabó hace una semana.

«Asumimos la responsabilidad que hay que asumir, porque consideramos que hay que llevarle una solución a los trabajadores, que quizás no sea la mejor y la que muchos de ellos estaban esperando, pero es el máximo esfuerzo que hemos podido lograr», evaluó.

A su turno, la diputada socialista Alicia Ciciliani adelantó que el interbloque Progresistas, que también conforman el GEN y Libres del Sur, acompañaría la iniciativa ya que, a su juicio, «mejora la posición de los trabajadores», si bien aclaró que no es un proyecto de ley que los «satisfaga».

Néstor Pitrola, en tanto, desmintió que 400.00 trabajadores serán exceptuados del pago de Ganancias, tal como proclama el Gobierno, ya que anticipó que el año que viene los salarios aumentarán por encima del 23 por ciento que se moverá el mínimo no imponible, lo que neutralizará los supuestos beneficios de esta reforma.

«Es una mentira de 400 mil trabajadores dejaran de pagar Ganancias el año que viene. Están comparando los salarios de hoy, sin tener en cuenta los del 2017. Con el mínimo no imponible subiendo un 23 por ciento, si tenemos una modestísima paritaria del 25 por ciento, más trabajadores pagarán Ganancias», denunció.

En otro orden, embistió contra la CGT por haber dado su aval para la aprobación de esta ley y opinó que es una «entrega más» de la dirección de esa central al «ajuste que está sufriendo el movimiento obrero».

El vicepresidente de la Cámara de Diputados e integrante del bloque FpV-PJ, José Luis Gioja, se diferenció de la mayor parte de su bancada y votó a favor de la iniciativa, al señalar que que «este proyecto es mejor que el mezquino proyecto que presentó el PEN» semanas atrás en Diputados.

«Va a haber un proyecto de Ganancias gracias a la tarea que realizó la oposición al forzar un dictamen que pasó a senadores», se ufanó el sanjuanino, que señaló que la discusión «se hubiera resuelto muy bien si este diálogo» que convocó de apuro el Gobierno «se hubiera hecho al momento de tratar el Presupuesto.

Comments

comments