La muerte de un ‘bebé milagro’ conmociona a Estados Unidos


El pequeño nació, con siete meses, tras un accidente mortal de sus padres

Los progenitores, una joven pareja de recién casados, iban al médico cuando fueron arrollados.

Raizy y Nathan Glauber, ambos miembros de la comunidad judía ultraortodoxa neoyorquina, de 21 años y recién casados, viajaban en un taxi camino del médico pasada la medianoche del domingo.

Raizy y Nathan Glauber, ambos miembros de la comunidad judía ultraortodoxa neoyorquina, de 21 años y recién casados, viajaban en un taxi camino del médico pasada la medianoche del domingo.

Su nacimiento fue considerado un milagro y, horas después, su muerte ha conmocionado a la sociedad estadounidense. Un bebé sacado prematuramente del vientre materno, después de que sus padres sufrieran un accidente mortal de tráfico, ha fallecido al día siguiente del siniestro, cuenta The New York Times. “El neonato ha muerto a las 04.56 hora local (10.56 en la Península)”, según ha informado el sargento Lee Jones, portavoz de la policía neoyorquina.

Raizy y Nathan Glauber, ambos miembros de la comunidad judía ultraortodoxa neoyorquina, de 21 años y recién casados, viajaban en un taxi camino del médico pasada la medianoche del domingo. Raizy, embarazada de siete meses, no sentía al bebé. Su marido, ante la preocupación de su mujer, llamó a un taxi para dirigirse al hospital porque la pareja carecía de vehículo. Por el camino sufrieron un violento accidente al ser embestidos por otro coche, un BMW, que se dio a la fuga.

Nathan falleció en el acto, mientras que su esposa, expulsada del vehículo por el impacto, fue declarada muerta en el centro sanitario. Tras el fallecimiento de Raizy, los médicos comprobaron que el feto que gestaba aún vivía y lograron sacarlo del vientre. El bebé prematuro fue inmediatamente entubado, aunque los responsables informaron de que se encontraba en estado grave.

El funeral de los progenitores se convirtió este domingo en un acto multitudinario en el barrio de Williamsburg, cuando cientos de personas acompañaron a los dos féretros hasta la sinagoga del distrito de Brooklyn. Con la comunidad judía ultraortodoxa impactada por la tragedia, los familiares se aferraban a la esperanza que suponía el nacimiento del bebé. «Acabamos de perder a una pareja muy hermosa, pero tenemos fe de que el niño sea lo suficientemente fuerte y sobreviva”, explicó una familiar al periódico The New York Times.

Una esperanza que hoy ha desaparecido cuando fuentes del Hospital de Bellevue han comunicado que «tras varias horas en situación crítica, finalmente el hijo de Raizy y Nathan ha fallecido a primeras horas de este lunes». El conductor del taxi, Pedro Nuniz de 32 años, resultó herido en el accidente aunque sus lesiones eran leves y fue dado de alta el mismo domingo.

Se desconoce si la culpa fue de uno de los vehículos o si ambos estaban cometiendo algún tipo de infracción en el momento del siniestro. Ahora, el objetivo de la policía es encontrar a los ocupantes del BMW y detenerles para que sean juzgados. Familiares y amigos de la pareja han ofrecido una recompensa de 1.000 dólares para cualquiera que tenga una pista sobre el paradero de los fugitivos (el conductor y un pasajero), según informa Los Ángeles Times.

Los judíos ultraortodoxos cuentan con más de 600 leyes que les dictan como deben comer o vestirse. No ven la televisión, Internet es un pecado y las fotografías de mujeres están prohibidas. En Brooklyn vive la colonia más numerosa de esta fe religiosa fuera de Israel.

Comments

comments