La muerte del diputado Olivares agrava la situación de los acusados


En la causa hay seis detenidos, todos de la comunidad gitana. El presunto tirador está preso en Uruguay y estiman que su extradición demoraría una semana.

El diputado Héctor Olivares (61) peleó hasta donde pudo luego de que una bala calibre 40 le perforara el estómago, causado gravísimas heridas en órganos vitales. El domingo murió en el Hospital Ramos Mejía, lo que profundizó la conmoción por el inexplicable ataque a tiros en el que también falleció el funcionario nacional Miguel Yadón ( 58), mientras caminaban, el jueves a la mañana, en la plaza del Congreso.

El Gobierno decretó 48 horas de duelo nacional. El velatorio tendrá lugar en el Salón de los Pasos Perdidos, entre las 12 y las 17 horas de este lunes. Luego, los restos del legislador radical serán trasladados a la ciudad de La Rioja, donde serán velados toda la noche en la sede de la Unión Cívica Radical, y este martes serán inhumados en Villa Mazán.

Este hecho agravó la situación de los principales sospechosos: el juez Mariano Iturralde ampliará la imputación y los acusará de “doble homicidio agravado por el uso de armas”. Si se comprueba la planificación del crimen, los responsables podrían recibir perpetua.

Los más complicados a nivel judicial son los dos ocupantes del Volkswagen Vento que quedó filmado cuando se produjo la agresión. Su conductor y propietario, Juan Jesús “Gitano” Fernández (42). Y el presunto tirador, su primo Juan José “Cebolla” Navarro Cádiz (25), quien sigue preso en Uruguay a la espera de ser extraditado y que negó, ante el fiscal uruguayo haber sido el autor de los disparos y “manifestó su deseos de ponerse a disposición” de la Justicia argentina.

Comments

comments