La pobreza en Argentina alcanzó el 44,2%


Son datos del Observatorio de Deuda Social de la UCA sobre el tercer trimestre del 2020. En un año se sumaron, 2 millones de nuevos pobres. La indigencia totalizó 10,1%. La ayuda estatal amortiguo la suba.

La pobreza en la Argentina alcanzó al 44,2% de la población durante el tercer trimestre del año, según la última medición del Observatorio de Deuda Social de la UCA. Se trata del dato más alto de la década, aunque fue morigerado por la asistencia que brinda el Estado durante la crisis sanitaria producto de la pandemia de coronavirus.

Durante el último año, la pobreza medida en ingresos, subió del 40,8% al 44,2%, totalizando a 18 millones de personas, dos más que en 2019. Sin embargo, los analistas de la UCA advierten que “en realidad hubo un movimiento intenso de entrada y salida, los que cayeron en la pobreza habrían sido 13,7% de la población, es decir unos 5,4 millones nuevos pobres”.

La indigencia también mostró un salto y en el tercer trimestre del año marcando 10,1% por encima del 8,9% de 2019. El número de la UCA es mayor al último registrado por el INDEC para el primer semestre del año que arrojo una pobreza de 40,9%.

Los motivos para este aumento deben encontrarse en la crisis económica profundizada por la pandemia de Covid-19 en donde el empleo informal fue uno de los más afectados por el parate que vivió el país desde marzo. Pese a ello, las políticas asistenciales como la tarjeta Alimentar, el IFE y los bonos frenaron el impacto varios puntos.

El trabajo de la UCA también analizó pobreza e indigencia monetaria según estrato socio ocupacional, regiones urbanas y grupos etarios. Bajo esas variables el nuevo índice mostró varias novedades como un crecimiento de la pobreza en las clases medias y en hogares del Conurbano.

Según el informe, la pobreza concentra sus efectos en la población localizada en hogares conducidos por personas que afrontan coyunturas de desocupación o subempleo (80,3%), en los segmentos de trabajadores marginales (77,2%) e integrados (54,6%) y en el Conurbano (51,1%). “Entre estos grupos, la pobreza crece casi ininterrumpidamente desde 2013-2014 y evidencia un nuevo salto en el contexto de pandemia”, explicó el informe.

En cuanto al aumento de la pobreza por nivel socioeconómico la mayor suba se registró en el sector medio bajo que pasó en un año de 21,9% a 27,5%. En el sector medio muy bajo el avance fue de 72,9% a 75,8%.

Otro dato importante, es cómo afecta a la niñez y los jóvenes que es la población más vulnerable. En líneas generales impacta más fuertemente a los niños y adolescentes de 0-17 años y a los jóvenes de 18 a 29 años, y en menor medida a la población de 60 años. La medición arroja que durante el tercer trimestre el 64,1% de los niños/as y adolescentes viven en hogares con ingresos por debajo de la línea de pobreza.

Debido a la pandemia global por el Covid-19, el Estado a acrecentó sus políticas sociales. A las transferencias de ingresos, programas de empleo y ayudas alimentarias ya existentes, se sumaron mecanismos compensatorios como Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), bonos extraordinarios a AUH y la Tarjeta Alimentar, así como también refuerzos extra en la entrega de viandas y bolsones de alimentos.

En ese contexto, el 47,4% de hogares recibió alguna de estas asistencias sociales en 2020, lo que representa que alrededor del 55,5% de personas que habita en hogares percibieron alguna transferencia de ingresos o ayuda alimentaria. “Estos porcentajes reflejan un crecimiento significativo de la asistencia social entre 2019 y 2020”, confía el informe.

“Si bien estas medidas están permitiendo amortiguar el impacto de la actual crisis sobre las condiciones de vida, ellas no bastan para compensar la retracción económica, la destrucción de empleo y el aumento del empobrecimiento”, completa.

Este año el ODSA realizó además una simulación de cuanto alcanzaría la pobreza en el país sin el aditamento de los programas de ayuda social. Así el 44,2% de pobreza general, subiría a 53,1% si no se cuenta el IFE, la tarjeta Alimentar, la AUH y las pensiones no contributivas.

Sin el IFE y la tarjeta Alimentar, la pobreza estaría rondando en el 50,9%, asegura la simulación presentada en el informe. “Hay un piso de pobreza del 40% con programa sociales”, analiza Salvia al tiempo que no espera una recuperación rápida: “Todo va a depender del crecimiento y la generación de trabajo”.

Comments

comments