La prohibición del uso de la pirotecnia brilló por su ausencia


En esta Navidad no hubo un barrio en la ciudad de Neuquén que no supo lo que es un ruido por pirotecnia. A pesar de una polémica ordenanza que prohíbe su uso, pero sí su venta.

Foto ilustrativa.-

Foto ilustrativa.-

Al marcar el reloj la llegada de la Navidad, entre el brindis y los abrazos, se dio rienda suelta a los fuegos artificiales en la ciudad. Era tan sólo mirar al cielo y contemplar las multicolores explosiones que en infracción a la ordenanza 12.449 y a una Ley provincia que también lo prohíbe en todo el territorio neuquino.

Pero, ¿como hace el Estado para controlar a las masas en estos casos?. Difícil tarea el de ejercer el poder de policía en cada rincón en un día festivo. El resultado está a la vista: miles de vecinos ¿infractores? no dejaron pasar la oportunidad para descargar la tradicional pólvora como una vieja costumbre y tradición que se niega a dejar, a pesar del efecto adverso que genere en el medio ambiente contraproducente para el hombre.

¿Logrará el Estado algún día persuadir a las generaciones futuras a evitar acciones que atenten contra su mismo hábitat?. Si no invierte para crear conciencia, la «guerra está perdida.

Comments

comments