Le operaron la nariz, salió mal y debieron amputarle las piernas


Una pequeña cirugía estética terminó en un drama para una mujer que lucha por su vida.

La cirugía no debía traer complicaciones. Pero una mujer transformó su vida feliz en un drama que todavía continúa. Sevinc Ceklik se sometió a una cirugía estética de nariz en Turquía. La operación salió mal y al mes debieron amputarle las piernas por debajo de las rodillas. Hoy cuenta su dramática historia, que es tapa de todos los diarios británicos. Y también forma parte de la edición de CNN en Turquía.

Sevinc tenía 25 años cuando el 2 de mayo de 2014 decidió achicarse la nariz, un tema que la había acomplejado desde pequeña. Decidida, encaró la operación sin temores, ya que le habían dicho que no iba a tener inconvenientes. La cirugía se realizó en un hospital privado de Estambul.

Al poco tiempo, le dieron el alta y se fue a su domicilio. Allí, a las pocas horas, tuvo fiebre, aunque los médicos le restaron importancia al asunto y le dijeron que era normal.

Una semana después de la estética, concurrió otra vez al centro médico, donde le hicieron las curaciones de rigor en la nariz operada y otra vez le aseguraron que no se preocupara si desarrollaba fiebre, que no era inconveniente.

Sin embargo, su estado siguió empeorando en los días siguientes a pesar de las garantías de los médicos.

Su hermano, cuyo nombre no trascendió, dijo que Sevinc no podía comer porque se sentía enferma constantemente, y cuando sus piernas se pusieron negras, fue internada en estado crítico.

Los médicos de emergencia le diagnosticaron envenenamiento de la sangre y el 9 de junio le dijeron a su familia que no tenían más remedio que amputarle las extremidades si querían salvarle la vida. Había pasado un mes de la operación de nariz.

Desde entonces, hace seis años, Sevinc lucha en la justicia para que los culpables puedan ser condenados y también para recibir una compensación económica que la ayude en algo a poder sobrellevar todos los gastos que tiene por su discapacidad.

Los médicos del hospital de Estambul donde fue operada deslindaron las culpas y dijeron que el envenenamiento de la sangre fue por comer pollo en mal estado dos semanas después de la cirugía. El tribunal local pidió informes periciales y se tomará una decisión en abril del próximo año.

La amputación quirúrgica es un procedimiento que se realiza cuando la salud de alguna extremidad no puede ser restablecida y pone en riesgo la vida del paciente. También existen las amputaciones traumáticas que, de igual forma, deben ser intervenidas quirúrgicamente.

Según estudios realizados, el porcentaje de amputaciones que se llevan a cabo con mayor proporción (82%) es por causas patológicas, siendo las más comunes las enfermedades vasculares y la diabetes.

Asimismo, un 18% de las amputaciones se deben a traumatismos recibidos mayormente en las extremidades superiores por accidentes laborales, domésticos o de tránsito.

Como sucedió en el caso de la mujer turca, también se puede producir una amputación a causa de infecciones, para evitar poner en peligro la vida del paciente o para que la enfermedad no se expanda. Esto ocurre principalmente cuando la infección está tan avanzada que los tratamientos con antibióticos no brindan los resultados esperados.

Comments

comments