Los incendios en California hacen peligrar la cosecha de uvas


El humo de los fuegos se impregnó en las uvas de las zonas vinícolas más apreciadas, lo que podría suponer una catástrofe para el sector.

El humo de los incendios forestales en la Costa Oeste de Estados Unidos ha impregnado las uvas en algunas de las zonas vinícolas más apreciadas del país con un sabor a ceniza que podría suponer un desastre para la añada de 2020.

Los viñedos de California, Oregon y Washington han sobrevivido a graves incendios antes, pero el humo de los fuegos de este año ha sido especialmente malo, lo bastante denso como para cubrir el cielo sobre los viñedos justo antes de la cosecha.

Nadie sabe hasta qué punto ha dañado el humo las cosechas, y los productores intentan evaluar la situación. Si se hace vino con uvas estropeadas sin tomar medidas para reducir el daño o retirar la fruta afectada, el resultado podría ser un vino tan malo que no pueda comercializarse.

Probablemente, los incendios sean «sin duda, el peor desastre que ha sufrido jamás la comunidad de productores de uvas para vino», dijo John Aguirre, presidente de la Asociación de Vinicultores de California.

Los productores de todo el mundo ya se están adaptando al cambio climático, que supone un aumento de las temperaturas y sequías más graves y frecuentes. Los que están cerca de bosques propensos a los incendios corren un riesgo adicional.

La cosecha de este año ya está en marcha, y algunas bodegas no aceptan uvas que habían acordado comprar a menos que se analice el daño por humo, dijo Aguirre. Pero los laboratorios tienen demasiado trabajo acumulado como para analizar más encargos a tiempo.

Noah Dorrance, propietario de Reeve Wines en Healdsburg, California, dijo al San Francisco Chronicle que en todas las uvas que ha probado «ya se podía saborear y oler ese sabor a ceniza, como a asado, un poco como una hoguera de campamento».

Comments

comments