Malestar en la Iglesia por los cuestionamientos del PRO al Papa Francisco


La decisión del Papa Francisco de fotografiarse desde la plaza vaticana de San Pedro con la leyenda «es tiempo de diálogo entre Argentina y Reino Unido por Malvinas» se metió de lleno en el clima político pre electoral de su tierra chica.

papa malvinas

El gesto generó impacto internacional, pero en Argentina, el mayor empuje no provino de las voces que festejaron la foto, sino de la senadora macrista Laura Alonso. La mujer, con la habitual acidez que canaliza a través de su cuenta de twitter, opinó que el Papa «cae una vez más en la trampa como con la remerita», en referencia a la imagen que se tomó en septiembre del año pasado en la residencia de Santa Marta con integrantes de la agrupación La Cámpora.

Tanto la comparación como la crítica pública contra el gesto papal por Malvinas generó distanciamientos en el interior del PRO. También sembró sorpresas dentro del clero local, cuyos obispos llevan casi tres años corriendo detrás de la agenda política y pastoral que les impone y define desde Roma el mismo colega que tuvieron como jefe en Buenos Aires.

«Por ahora no habrá pronunciamiento público alguno, y si ocurre, será en noviembre, cuando se concrete la próxima asamblea plenaria», explicaron desde la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

Sin embargo, desde una oficina clerical confiaron que «más allá del tono que pueda usar Alonso, lo sorprendente es que una fuerza política salga públicamente a agarrársela con el Papa y confundirlo con el kirchnerismo, cuando el planteo no dice otra cosa que llamar al diálogo», explicó el sacerdote mientras se preguntaba cuál es la plataforma macrista sobre Malvinas.

Comments

comments