Manuel de la Vega primer Juez de Paz titular de Senillosa nos cuenta su historia


Pocos días atrás, la vida de Manuel de la  Vega, primer Juez de Paz de la ciudad de Senillosa cambio para siempre. Tras más de 20 años de servicio en ese cargo se jubiló, para dedicarse a su familia, su negocio y viajar.

José Manuel de la Vega de 60 años,  es hijo de Felipe José de la  Vega y Cira Jorquera. Está casado hace 35 años con María del Carmen Córdoba, con quien tiene tres hijos, dos mujeres y un varón.

Jose Manuel 1

Foto: José Manuel de la Vega, su mamá y su hermano Sergio.-

Nació en un paraje de nombre Molulco, jurisdicción Tricao Malal de  la provincia del Neuquén. Dejo el hogar paterno a edad muy temprana, con  tan solo 12 años de edad para seguir su educación en un internado de curas en Fortín Mercedes, Pedro Luro, donde permaneció hasta terminar el 4º año del secundario.

Llegó a Senillosa a la edad de cursar su último año en la enseñanza media. Allí vivía una hermana con quien se alojó mientras acomodaba sus cosas. Poco tiempo después quiso vivir sólo y se mudó a  «la casilla del ferrocarril » que su cuñado ferroviario le había prestado.

A los 17 años fue  designado como primer empleado administrativo de la Comisión de Fomento de Senillosa, el 05 de Febrero del año 1973. Por entonces Senillosa contaba con alrededor de 400 habitantes y según recuerda Manuel, el personal municipal estaba integrado por el Presidente de la Comisión de Fomento, don Benito Espinoza; Secretaria: Miriam González; Promotora Social: Dora Elena Salinas (docente de la Escuela Nº 91); un cadete  y personal contratado para servicios públicos.

Manuel 2

Foto: Manuel en sus primeros años como Juez de Paz en Senillosa.-

En aquella época no se necesitaba tener título universitario habilitante para dar clases, por lo que se desempeñó durante tres años como docente de la Escuela Primaria Nº 91 de esa localidad.  Manuel recuerda aquellos años en la enseñanza primaria con cariño y nos cuenta que  parte del primer año se desempeñó  como  maestro especial de Educación Física por creación del cargo. «Me ofrecieron ese cargo  por haber organizado en Senillosa la participación de jóvenes de nuestra localidad en las distintas disciplinas deportivas en los Juegos Nacionales «Evita y Hombre Nuevo», después de eso fui maestro de grado».

A pesar de su intento por seguir la carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Nacional del Comahue en Neuquén Capital, y con tres años cursados,  tuvo que abandonar. La situación económica y la distancia fueron los motivos por lo que no pudo continuar, como sucede con muchos jóvenes aún hoy, que ven frustrado su intento por una educación académica universitaria. «Lo que pasa es que yo estaba sólo, tenía dos trabajos para vivir más la distancia de Senillosa a  Neuquén todos los días para cursar, hizo que las cosas no fueran fáciles para mí».

Durante sus años de docencia conoció a su compañera desde hace 35 años, María. Manuel nos cuenta que conoció a su esposa  porque es la hermana de una docente que trabajaba en la misma escuela que él. «Un día ella necesitaba rendir matemáticas y como yo sabía mucho de la materia por mis estudios en ingeniería la ayudé, y bueno, así empezó todo», recuerda con emoción.

Manuel nos cuenta que del Municipio se retiró  cuando se  desempeñaba como Director de Administración a cargo de la Secretaría General del Municipio de Senillosa, el 30 de setiembre del año 1981. «Al  día siguiente Juré como primer Juez de Paz Titular de Senillosa», recuerda.

manuel 3

Foto: Manuel con familia y amigos.-

Su actividad como Primer Juez de Paz la desempeñó hasta el día 1º de julio del corriente año, cuando renunció ante el Tribunal Superior de Justicia para obtener el beneficio de la Jubilación.

Cuando neuquen24horas.com le preguntó sobre su futuro, Manuel expresó su deseo de disfrutar más la familia, encargarse de su negocio, un comercio en el que trabajan su esposa y una hija y viajar.

Comments

comments