Marcela Kloosterboer: «Nadie tiene derecho a robar imágenes privadas ni a publicarlas»


La actriz habló con Personajes.tv sobre el último escándalo que la tuvo como protagonista y aunque se mostró enojada con lo que pasó no iniciará acciones legales a la revista.

Por Mariano D´Andrea | Para Personajes.tv

Por Mariano D´Andrea | Para Personajes.tv

Todavía no se estrenó su nueva ficción, Señores Papis [el lunes próximo, a las 22.30] y, a pesar de su bajo perfil, Marcela Kloosterboer volvió a las tapas de las revistas y a ser una de las actrices más requeridas por la prensa. El motivo es extraño… Si bien su nuevo personaje en la tira de Telefé promete ser bastante jugado, esta vez no fue su trabajo lo que llamó la atención de los medios. El 26 de diciembre la revista Paparazzi publicó en su tapa una foto que mostraba a la actriz en ropa interior, posando frente al espejo. Esa imagen le fue robada, pero por más que le haya dolido que invadieran su privacidad, no piensa iniciar acciones legales. ¿Por qué? Ella nos lo cuenta.

– El lunes empieza Señores Papis, y se sabe muy poco sobre Helena, tu personaje… ¿Cómo es ella?

– Helena es alguien muy libre. Te diría que muy europea en cuanto al desprejuicio que tiene con su cuerpo. Y es muy tranquila, muy zen. Ella aparece en la familia de Chori (Luciano Castro), que es un caos, y les lleva paz. Es la nueva mujer del padre del personaje de Luciano (Luis Luque), y desde ese lugar comienza a ocupar un lugar importante en esa familia disfuncional.

-¿Y qué es lo que más te gustó del personaje a la hora de aceptar la propuesta?

-Que es muy distinto al personaje medio desquiciado que interpreté en Los vecinos en guerra. Como te decía, Helena es muy relajada, muy desprejuiciada. Y además, claro, me encantaron el guión y el elenco. Yo tengo muchas escenas con Luciano y con Pipo (Luque). Con Luciano ya habíamos trabajado juntos en Valientes, pero con Pipo no, y es una experiencia muy linda. Los dos somos muy relajados, y nos conectamos desde el principio muy bien. Es un placer trabajar con ellos.

-Y con las chicas del elenco, ¿cómo te llevas?

-Genial, se formó un grupo muy lindo y eso nosotros lo valoramos muchísimo porque es algo que puede no pasar. Estamos muchas horas juntos, y si hay buena onda, todo es más sencillo.

-¿Con quién compartís el camarín?

-¡Con nadie! (Risas) Mi camarín está como a dos cuadras de los demás. Sólo tengo cerca el de Pipo, así que estamos relajadísimos.

– Recién recordabas tu paso por Valientes … ¿Tenés miedo de que vuelvan a involucrarte sentimentalmente con Luciano como ocurrió en aquel momento?

-Miedo no… De hecho una amiga me contó que ya están hablando otra vez sobre nosotros. Me causa una mezcla de risa y de bronca, pero es inmanejable. La otra vez, de una foto en la que éramos tres nos recortaron a nosotros dos y armaron una historia ridícula. ¡En la foto estábamos caminando! ¡Y éramos tres! Ahora no sé en qué se basan. ¡Y eso que el programa todavía no empezó a emitirse!

Hace apenas unas semanas le pasó algo parecido a tu amiga Agustina Cherri…

-Si, fue horrible. Porque a la hora de inventar cosas no reparan en que pueden hacer mucho daño. Agustina está casada y nadie se tomó el trabajo de llamarla para confirmar, por ejemplo, si era cierto que estaba separada. Pero si uno se engancha, es peor. Hay cierta prensa que se ensaña, y lo peor que podés hacer es responder, porque redoblan la apuesta.

-Esa misma revista que hace unos años te puso en tapa junto a Luciano acaba de publicar unas fotos tuyas que en realidad eran íntimas…¿Cómo lo tomaste?

-Mal. No hay otra manera de tomarlo. Nadie tiene derecho a robar imágenes privadas ni a publicarlas. Yo nunca jugué con mi intimidad. Cuando estuve de novia lo dije, porque no tengo nada que esconder. Si me preguntas, te puedo decir que con Fernando (Sieling) estamos muy bien y que hace mucho tiempo que estamos juntos, pero no te voy a contar por qué cosas discutimos. Nunca hice de mi vida privada un negocio, ni participé de escándalos. Siempre puse un límite, y por eso estas cosas me sorprenden.

– En algún momento declaraste que eras tímida…

– Sigo siendo tímida… Muchas veces mis amigas me esconden cuando vamos a bailar, o salimos todas con máscaras… (Risas)

¿Y te molesta el acoso de la gente?

– No, la gente siempre tiene buena onda. Y es normal que se acerque a pedirte una foto o a comentarte algo sobre tu trabajo. Para nosotros eso es un halago. Sí me molesta que invadan mi privacidad, que corran el límite entre lo que es público y lo que es privado; que algunos periodistas piensen que pueden opinar sobre todo lo que hacés o dejás de hacer porque sos una persona pública. Me molestó que hicieran pública una foto que era privada. Pero también creo que no hay que sobredimensionar los hechos: éste es el trabajo que yo elegí y tengo que estar contenta por tener el privilegio de hacer lo que me gusta. Mi vida pasa por otro lado; y eso lo tengo muy claro.

-Pensás iniciar algún tipo de acción judicial contra la revista o sus responsables?

– No, la verdad que no. Prefiero dejarlo pasar y no que aparezca otra cosa…Si te les ponés en contra es peor, así que mejor lo dejo ahí. Es horrible lo que hicieron y está mal, pero no voy a engancharme porque si no les doy la posibilidad de que sigan actuando cada vez peor. Lo mejor es no engancharse y no darles la posibilidad de seguir lucrando con mi privacidad.

-¿Te sorprendió la repercusión que tuvo esa tapa?

– Esas cosas venden. Pero por otro lado, leí en los sitios y en las redes sociales los comentarios que me dejaba la gente y la mayoría me decía que no me hiciera problema, que lo que hicieron está mal, porque yo nunca jugué con mi intimidad. Eso me dejó mucho más tranquila. Cuando una es coherente, es muy difícil que puedan ensuciarte. Yo nunca jugué con ese tipo de prensa, y eso la gente lo sabe.

Comments

comments