Más denuncias por perros agresivos, ¿de quién es la culpa?


En las últimas semanas se han dado a conocer ataques de perros a personas en varios puntos del país, incluyendo la provincia de Neuquén. En la ciudad de Centenario, ayer una mujer fue mordida por 2 pitbull mientras caminaba hacia su casa.

El momento del ataque de perros  a una mujer en Buenos Aires.

Últimamente se han hecho públicas las denuncias por ataques de perros generando indignación y polémica. En Buenos Aires la semana pasada un perro de la raza Dogo atacó a una menor en su casa y las heridas le provocaron la muerte; otro hombre denunció a su vecino afirmando que el animal había ingresado a su vivienda dándole una mordida.

La provincia de Neuquén no ha sido la excepción, y en Aluminé los crianceros expresaron su enojo contra los dueños de perros que les matan a sus conejos y gallinas. Además, en Centenario un hombre le salvó de milagro la vida a una mujer que recibió el sorpresivo ataque de 2 pitbull mientras caminaba por la plaza Eva Perón.

Es en estas situaciones que la gente se plantea quién es el culpable de este tipo de sucesos. Veterinarios expertos aseguran que no es un problema del animal, y le atribuyen la absoluta responsabilidad a los dueños. Según estudios la agresividad de un perro se puede dar por distintas situaciones como estímulos de amenaza, territorialidad, pero principalmente por la forma en que fue adiestrado.

Carrie Arnoldi, en un artículo que publicó en noviembre de 2017 para National Geographic, explicó que «la agresividad es una combinación de naturaleza y educación», y continúa diciendo que «los niveles de oxitocina y vasopresina influyen en los comportamientos sociales de los perros y en la agresividad. Los perros de asistencia, criados para tener un temperamento apacible, tienen niveles mucho más altos de oxitocina en sangre respecto al perro promedio. Los perros que eran más agresivos hacia otros perros, sin embargo, tenían más vasopresina.»

Esto conduce a la teoría de que hay razas cuyos valores hormonales interfieren en la conducta, diferenciándolos así de otros perros que pueden aparentar ser más amigables. De todas formas, no se deja de apuntar a la importancia de una buena educación, ya que un desorden hormonal podría ocasionarse debido a una crianza violenta.

Comments

comments