Mauricio Macri calificó al buque regasificador de símbolo de la inacción, la incapacidad y el despilfarro


Lo trajeron en el 2008 para paliar la falta temporaria de gas pero se quedó durante diez años y costó $ 40 mil millones.

“El buque regasificador es un símbolo que expresa la inacción, la incapacidad y el despilfarro”, criticó Mauricio Macri, con fuertes cuestionamientos a la política energética del kirchnerismo. El Presidente encabezó un acto en Bahía Blanca para despedir al buque regasificador que llegó en 2008 para paliar una falta temporaria de gas, que recién hoy partió del puerto y que le costó $ 40 mil millones a la Argentina.

El Exemplar estuvo anclado por más de una década. Había llegado de manera temporaria para paliar la crisis energética en cada inverno pero se quedó durante 10 años, y el país pagó un promedio de U$S 150.000 por día por los costos de operación. El volumen de gas que aportaba el buque se cubrirá con el aumento diario de gas proveniente del yacimiento de Vaca Muerta en Neuquén.

El Presidente explicó que los $ 40 mil millones que el país pagó por el buque podrían haberse invertido en obras de primera necesidad como mil kilómetros de rutas o 1 200 escuelas equipadas. “Tuvo que ver con la instalación del engaño y la mentira, decirnos que la energía era gratis, que nadie la pagaba y que nunca se iba acabar”, criticó.

Macri dijo durante el kirchnerismo hubo “un enorme daño para los argentinos perder el autoabastecimiento” energético y aseguró que revertirán la tendencia. “Vamos a ser uno de los principales exportadores de gas y petróleo del mundo. Queremos vender al exterior, ya que solo en Vaca Muerta tenemos reservas de gas casi lo mismo que Rusia y en petróleo, lo mismo que las reservas en Venezuela”, aseguró.

Además, prometió que el precio del gas “va a ser cada vez más barato” para los usuarios argentinos a medida que aumente la producción y la oferta, y que la Argentina pueda exportarles a sus socios comerciales de la región.

Sobre los $ 40 mil millones que costó el Exemplar, explicó que esa es la inversión que se necesita para un gasoducto entre Neuquén y Rosario, porque con el aumento de la producción ahora el país tiene más gas pero eso le demanda desarrollar su capacidad de transporte. La partida del buque significa el final de la importación de una parte del combustible con el que se suplía la falta de producción nacional.

Los barcos regasificadores convierten el gas natural licuado proveniente de los buques metaneros -que está en estado líquido- a su estado gaseoso para ser inyectado a la red nacional para su distribución. El gas natural licuado se usa para abastecer los picos de demanda, por lo general en el invierno, cuando la producción local no es suficiente.

El volumen que regasificaba este barco –17 millones de metros cúbicos al día, fundamentalmente en los meses de julio y agosto y eventualmente junio y septiembre– ahora se cubrirá con el aumento diario de gas proveniente de Vaca Muerta.

En junio de 2008 amarró en Bahía Blanca el primero de estos buques y tres años después lo hizo uno similar en el puerto de Escobar. La importación creció haciendo pico en el 2013 y 2014; se pasó de importar seis barcos de gas natural licuado en el 2008 a 42 en el 2013, solo en el puerto de Bahía Blanca.

Fuente: TN

Comments

comments