Mendoza: Aludes, 94 rescatados y pronóstico de más lluvias en la cordillera


Por los aluviones, hubo 20 desprendimientos de tierra entre Uspallata y Polvaredas. Dramático salvataje de viajeros. Quedan 400 aislados.

Hay rutas cortadas y falta el agua potable.

Hay rutas cortadas y falta el agua potable.

La ruta nacional 7, camino internacional a Chile, volvió a quedar cortada, pero esta vez como consecuencia de sucesivos aluviones que cayeron sobre la cinta asfáltica al cabo de varios kilómetros, entre Uspallata y Polvaredas. Los desprendimientos grandes fueron alrededor de 10, pero llegaron a 20 considerando otros de menor envergadura.

El fenómeno, inusual por la violencia con que se desató, tuvo origen en corrientes húmedas que, procedentes del Pacífico, volcaron su carga de agua sobre la cordillera mendocina.
Los acontecimientos vividos en la zona de montaña, los dramáticos rescates en la madrugada y la interrupción de la carretera, no tienen precedentes; lo mismo el fenómeno meteorológico ocurrido, que fue descripto (por especialistas y veteranos hombres viales) como sin precedentes en más de medio siglo.

Sólo por un milagro no se registraron víctimas, ni siquiera heridos, cuando las circunstancias vividas por cientos de viajeros, lindaron con lo dramático y al filo de perder la vida. Un sobreviviente calculó que la “marejada” que pasaba delante de su auto tenía 4 metros de alto.
Superada la circunstancia de no haber tenido que lamentar desgracias personales, lo que seguirá ahora es un corte prolongado de la carretera, ya que se necesitarán muchas horas hombre y de máquinas en trabajo a full para dejar abierta la vía de comunicación con el vecino país.

Esto tiene directas consecuencias para el transporte de cargas, ya que sólo en la playa de estacionamiento de la Aduana, en Uspallata, había cerca de 1.000 camiones. También era numeroso el parque automotor pesado detenido en otros puntos (ruta 40, en Perdriel y en las cercanías de la Destilería de YPF). En lo que concierne al intercambio turístico, hay indicios de que el flujo de uno a otro lado de la cordillera sufrirá una merma elevadísima.

Además, y lo que es un agravante, el frente de tormentas seguirá hasta el domingo.

Comments

comments