Misterio en Bahía Blanca: siguen buscando al pibe que hacía dedo, subió a un patrullero y desapareció


Los familiares del joven reclaman que aparezca. La última vez que se lo vio fue hace 60 días, cuando lo detuvieron por no contar con el permiso para transitar. Ese miso día mantuvo contacto telefónico con su madre.

Nada se sabe de Facundo José Astudillo Castro, de 22 años, desde hace 60 días. La última vez que se lo vio fue cuando la policía lo subía a un patrullero por no contar con permiso de circulación. El joven intentaba llegar a dedo desde Pedro Luro hasta la ciudad bonaerense de Bahía Blanca.

La familia de Facundo sospecha del accionar policial y aseguran que se trata de una desaparición forzada. En este sentido, el juzgado federal 2 de Bahía Blanca aceptó a la madre de Astudillo Castro y sus abogados como querellantes en la causa. «Los agentes de la citada fuerza de seguridad (Policía Bonaerense) podrían haber obrado abusivamente respecto de Astudillo Castro, lo que promovió que se lleve adelante una pesquisa en este fuero por un hecho de violencia institucional», reza la resolución de la Justicia.

La jueza federal María Gabriela Marrón dijo que, «según lo denunciado, el último contacto que mantuvo Facundo con su madre, Cristina Adriana Castro Alaniz, fue el día 30 de abril de 2020 vía telefónica, al ser aprehendido en Mayor Buratovich, por personal de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, por una presunta infracción al artículo 205 del Código Penal (que penaliza a quien viole las medidas dispuestas para impedir la propagación de una epidemia) y del DNU 297/2020».

Marrón afirmó que «los supuestos autores aún no se encuentran individualizados», pero dejó en claro que «se investiga un supuesto de privación ilegítima de la libertad agravada», porque los sospechosos son policías. Castro, de 22 años, había salido el 30 de abril de su casa en Pedro Luro hacia Bahía Blanca, donde vive su ex novia, pero tanto ella como todas sus amistades en esa ciudad afirman que nunca llegó.

«Facundo podía desaparecer de mí, pero nunca de sus amigos y su abuelo», dijo su madre, que recordó la última charla que tuvieron el 30 de abril. «En aquel entonces me enojé mucho con él, porque se había ido en medio de la cuarentena. Discutimos y él me dijo dos frases: Vos no te das una idea de dónde estoy y mamá, vos no vas a volverme a ver».

Comments

comments