Monja japonesa fue acusada de abusos en el Instituto Próvolo de Mendoza


Las víctimas la acusaron por sufrir manoseos y por ser entregadas a curas que abusaban de ellas. A una chica, le colocó un pañal para ocultar hemorragias luego de una violación. A través de un video, la religiosa solicitó que la Justicia actúe como corresponde.

La monja japonesa Kumiko Kosaka, acusada de participación primaria en episodios de vejámenes y corrupción de menores hipoacúsicos en el Instituto Antonio Próvolo de Mendoza, afirmó que está siendo acusada con “pruebas falsas” y pidió un “juicio justo” a través de un video que se difundió este lunes.

“Hola, soy Kumiko. Se han dicho muchas cosas falsas sobre mí y estoy aquí para presentarme”, comienza el video difundido en las últimas horas en medios locales. Luego cuenta que llegó a Argentina a los dos años y que a los 20 decidió “consagrar” su vida a Dios.

Y agregó: “Soy maestra. Me están acusando con pruebas totalmente falsas. Pido un juicio justo porque mis derechos están siendo vulnerados”.

Finalmente, en un texto que acompaña la imagen de la religiosa la defensa señala: “Si Kumiko no tiene derechos, vos tampoco”.

Comments

comments